Archivos de la categoría Salud Mental

Soltar, resignificar y reencontrarte con mamá

No vas a llegar a ser la mujer o el hombre que estás llamado a ser, hasta que no resignifiques tu relación con mamá.

Nos guste o no, la relación con la madre es la más significativa de todas las que tendremos en la vida. Estuviste nueve meses dentro de ella, literalmente fueron uno y hoy muchas de tus decisiones, elecciones y gustos están influenciados por quien ella fue o es para ti.

Queremos que este 10 de mayo sea un día de las madres diferente por eso vamos a liberarnos, descargarnos y dejar salir todo lo que hubiéramos querido decirle y por uno u otro motivo no hemos podido.

Si ella ya murió, si no la ves, si está enferma, si tiene una demencia o simplemente ya no es ella, ésta es tu oportunidad para liberarte de eso que te oprime la garganta y frena la velocidad con la que puedes moverte por la vida.

Mamá tal vez fue una decepción para ti, probablemente no se parecía a las mamás de tus amigas, no era quién te hubiera gustado que fuera ni la relación con ella como las que pintaban en las series o películas. Pero sabes qué, es la que hay. Si ella tenía expectativas no cumplidas contigo es su responsabilidad pero también si tú te sientes decepcionada o defraudado, es la tuya.

Haya pasado lo que haya pasado, nunca es tarde para tener una infancia feliz. Es decir, para ver con ojos renovados la historia de antes. Finalmente todo lo que viviste te hizo ser quien hoy eres y si no te gusta como eres es tu chamba cambiarlo.
No se trata de juzgar, culpar o responsabilizar. Se trata de que por una vez tengas un encuentro adulta-adulta con tu madre. ¿Por qué siempre que pensamos en ella o la tenemos frente para hablar volvemos a sentirnos como los niños que éramos? ¿Desde ser adulto, hoy que le dirías?

Sin caer en estereotipos de la mamá perfecta y la mamá terrible, la mayoría de nuestras mamás son una mezcla de claroscuros, una versión humana y real de lo que hemos visto en novelas. Ellas hicieron lo mejor que pudieron con los recursos que tenían y las circunstancias en las que estaban. Hoy lo harían mejor. Se equivocaron, sí pero también acertaron en muchas cosas.

La distancia física no es la que más duele entre un hijo y una madre, es la distancia emocional. Así que hoy acortemos esa distancia. No podremos llevarlas a comer, o al cine , o al teatro hoy toca darles un regalo diferente; sincerarnos, abrirnos de capa , regalarle el que me conozca un poco más o sepa mi sentir de mucho tiempo.

Hasta que no hayas logrado esta integración de tu mamá a la persona que hoy eres, hasta que no hayas visitado el ayer, besado la herida y regresado al presente con perdón y empatía, no vs a sentir La Paz que da la satisfacción del deber cumplido.

Resignificar es justamente darle un nuevo significado a los eventos. Ejemplos; Persona que llegó y encontró muerta a mamá o La niña que su mamá salió y le toco que su abuelita muriera.

Soltar las afrentas del pasado, los viejos rencores, los no perdones te liberan las manos para recibir nuevas cosas en tu vida. La relación con mamá es la más compleja de todas, caray te dio la vida, ¿con que pagas eso? Siempre te sentirás en deuda hasta que comprendas que la vida no viene con un manual de instrucciones, viene con una madre. Es la que te tocó como en la muerte; no tienes la que mereces sino la que te toca.


Liza Minelli- “Mamá, nos criaste con humor y nos hiciste comprender que no todo iba a ser maravilloso, pero nos enseñaste cómo reírnos de ello.”


Oprah- “La biología es lo que menos convierte a alguien en madre.”


Meryl Streep – “ En la vida no tienes que ser famoso ni rico. Solo tienes que hacer que tu madre y tu padre se sientan orgullosos de ti.”

Reencontrarte es como tener la oportunidad de que a la edad que tengas, puedes tener una cita con tu mamá. Para tomar un café y hablar de lo difícil que es la vida. Ponerte en sus zapatos, sus circunstancias y su historia, no la tuya. Verse a los ojos y decir: Madre nada te debo, madre estamos en paz.

Heridas y necesidades: La bronca de lo no resuelto

Para entender y dejarnos sentir la “herida”, usamos el término “niño interior, niño emocional”. Esto es simplemente una metáfora para describir una parte de nosotros extremadamente vulnerable y valiosa que ha experimentado traumas en la forma de represión, traición e invasión.

Como resultado de este trauma nuestra esencia y dones naturales se cubrieron por una capa de vergüenza y se paralizaron con miedo o rigidez. En vez de confiar, vivimos desconfiando, en vez de relajarnos vivimos tensos y nuestra inocencia se cubre con defensas y estrategias de sobrevivencia.

REGRESIÓN A LA INFANCIA

A pesar de que vivimos en un cuerpo adulto, también hay un aspecto de nuestra conciencia que es como un niño, y es la que llamamos “la parte infantil, el niño/niña interiores”. Vive lado a lado con nuestro “adulto funcional”. Normalmente nos la arreglamos para esconder esta parte, incluso de nosotros mismos, pero en situaciones de estrés, decepción, dolor, miedo o frustración, esta parte nuestra se hará presente y con frecuencia provocará que nos portemos como niños. Para trabajar con alguien o poder mantener una relación, cualquier relación, necesitamos desarrollar un entendimiento y aprender a contener esta parte infantil.

En esencia, el niño, la niña, es solo espontaneidad, inocencia, ganas de jugar, curiosidad, y entusiasmo natural. Si hubiésemos recibido de niños este amor y apoyos incondicionales que necesitábamos, esta espontaneidad y energía permanecerán intactas.

Pero este espacio natural es cubierto con un profundo miedo, casi pánico, como resultado directo del abuso y los traumas que vivimos de niños. Debido a esto es que nuestr@ niñ@ vive en desconfianza, frecuentemente derrumbándose, aislándose, sintiendo vergüenza y shock y con una inmensa falta de confianza y amor a sí mism@.

Esta historia inicia cuando nacemos, o incluso desde el vientre. En ese momento, solo tenemos un círculo y este representa nuestra esencia.

Guarda esas cualidades y dones básicos con los que todos nacemos. Algunas son universales tales como el ser amorosos, el gozo, entusiasmo, vitalidad, confianza, curiosidad.

Otras son totalmente únicas y especiales de cada quien.

Vulnerabilidad herida
Al pasar los años, la historia se complica.
Por muchas situaciones que todos vamos pasando, en casa, en la escuela, familia, amigos, etc. Nuestra inocencia se daña poco a poco, nuestra confianza se vuelve desconfianza, nuestra espontaneidad y curiosidad se llena de miedo y precaución y perdemos mucha de nuestra vitalidad original, y nuestra confianza se convierte en duda e inseguridad.
Nuestra esencia se cubre con una capa de dolor, desconfianza, vergüenza y miedo. Nos llenamos de inseguridad profunda, sentimientos de no valía. Miedo e incluso congelamiento y un dolor profundo.

Cuando un niño, una niña no es tratad@ con amor y respeto, llega un momento en que cree que eso es lo que merece.
Cuando l@s niñ@s no reciben apoyo en desarrollar sus habilidades naturales pierden el amor a sí mism@s y la confianza en las personas, y pueden llegar a pensar que este mundo es hostil y peligroso.

Un niño, una niña, no puede ver que son los padres, o cuidadores los que tienen el problema, ell@s se culpan.

Al final empezamos a creer que estamos defectuos@s, dañad@s, y que no merecemos amor o respeto.

Dado todo este dolor, inseguridad y miedo que llevamos en esta capa de en medio, hemos construido una capa para cubrir todos estos dolorosos sentimientos.

Esto es lo que llamamos “La capa de protección”.
Esta capa de protección es nuestra armadura. Nos ayudó ya que fue nuestra sobrevivencia.
Es bueno saber que podemos protegernos cuando lo necesitamos y que podemos evitar personas o situaciones que son poco sanas o dañinas. Pero el problema es que esta capa nos mantiene alejad@s de nuestra esencia, de nuestro verdadero Ser.
Desafortunadamente nuestra protección ya no es una elección consciente basada en situaciones de nuestra vida presente.
Se ha vuelto inconsciente, habitual y automática.
Está basada en lo que proyectamos en nuestras vidas presentes por causa de experiencias en el pasado.
Vivimos en la capa de protección como robots, reaccionando a la vida, a las personas y a las situaciones actuales desde las improntas del pasado. No estamos viendo la vida, las personas o incluso a nosotr@s claramente.
Desde la protección, convertimos nuestras vidas en un pleito, un acto de complacencia, ceder todo el tiempo, un drama y una tragedia.

Mientras no nos hagamos conscientes y aprendamos a des identificarnos de la parte herida, trabajando con ella, cultivemos al adulto, adulta san@, depuremos nuestras creencias, seguiremos tomad@s por esa parte inmadura y atorad@s en el pasado, esto nos impide vivir en el aquí y ahora y responder a la vida de manera consciente y asertiva.

Las heridas emocionales son la consecuencia de no haber sido satisfech@s en nuestras necesidades a lo largo de nuestro desarrollo al cien por ciento. Estas necesidades siempre están presentes en nuestra vida pero hay unas que se muestran como las más importantes de acuerdo a la etapa que el niño, la niña viven.

Hablamos de 5 heridas: 

La primera necesidad es de pertenencia. El bebé necesita sentir que pertenece, que es bienvenid@ y que está esta segur@ con los padres, el hogar a donde llegó.
La herida es no sentirse desead@ y segur@. “Niñ@ rechazad@”

La segunda necesidad es la sensación de ser amad@, vist@, apapachad@.
La herida nace de la profunda experiencia de sentir que nadie te quiere, sentir soledad, abandono y que a nadie le importas.”Niñ@ abandonad@”

La tercera necesidad es sentir la libertad de ser, la autonomía, el “yo puedo”.
La herida es sentirse manipulad@, el miedo a verse débil, el ser traicionad@.
“Niñ@ traicionad@”

La cuarta necesidad es mi ser único y el sentirme amad@ y aceptad@ en esa unicidad.
La herida es la profunda sensación de insuficiencia, deficiencia, de ser inadecuad@s, y de que somos fundamentalmente incorrect@s. “Niñ@ avergonzad@”

La quinta necesidad es poder expresar los impulsos sexuales y creativos de una forma espontánea. Aceptación de la sexualidad y de los éxitos y fracasos por igual.

La herida es haber sido condicionad@ y sentirse reconocid@ y valorad@ solo por los logros y el hacer y no por el simple ser. Esto provoca un gran miedo a fallar y la compulsión del perfeccionismo.   Y ante la no aceptación de la sexualidad se crean conflictos con ella y miedo a la entrega. “Niñ@ bien portad@”



fuente: marthadebayle.com

Que la cuarentena no te robe tu Autoestima

La autoestima es el concepto que se tiene de uno mismo, es la manera de cómo cada quien se mira, es como cada uno se ama, se acepta y se quiere. Es importante establecer que el juez más severo que tenemos, el crítico más agrio de cada persona es él mismo, por ello la valoración que hagamos de nosotros debe basarse en la confianza y el respeto a sí mismo. Se debe valorar lo positivo que cada uno tiene, simplemente pensar bien de uno mismo y quererse realmente, no por lo que se tenga sino por ser, solo por ser, lo que se es.

La persona con autoestima alta: Se acepta, ama la vida, se siente feliz en el lugar donde vive, reconoce y expresa lo bueno de los demás, es responsable, tiene dominio de sí mismo y en sus instintos, comete errores y aprende de ellos y los corrige.

La autoestima puede también variar dependiendo de las situaciones que le toque vivir a cada persona y se deben tomar en cuenta cuales conductas son más fuertes o más frecuentes. La consciencia de estas situaciones ayuda a mejorar nuestra autoestima, tratemos de mejorar constantemente, para ser mejores personas.

¿Qué elementos conforman nuestra autoestima?
1.-La capacidad de verte
2.-Contacto y pertenencia
3.-Sentirte capaz y con recursos
4.-Mantener un buen estado de ánimo
5.-Darte permiso a ser vulnerable

1.-Interacción contigo
¿Qué tan conectado estás con contigo?
¿Qué estas descubriendo de ti mismo?
¿Cómo te estas relacionando contigo?

En esta situación de cuatro paredes y las mismas personas y cosas, tener espacio para poder relacionarte contigo es casi un deber. Estamos teniendo momentos donde lo que toca es mirarnos y conocernos mejor. ¿Tú lo estás viviendo?
Date momentos de silencio
Escribe cada noche
Obsérvate cómo estás.

2.-Contacto y pertenencia
¿Con quién estás conectando?
¿Quiénes son tu círculo de primera intimidad?
¿A qué te sientes perteneciente hoy?

Estamos en un momento donde podemos sentirnos más cerca de las personas que nunca. Sentir que estas conectado y apoyado es muy importante para tu autoestima.
Has llamadas o comparte lo que sientes
Ofrece tu apoyo
Manda mensajes personales no solo cadenas

3.-Sentirte capaz y con recursos
¿Cuáles son tus auto-apoyos?
¿Qué habilidades personales pones en juego?
¿Qué habilidades necesitas desarrollar?

Tener claros nuestros apoyos nos permite saber que pase lo que pase, cuentas con recursos internos para poder salir adelante ante cualquier situación. Todos tenemos recursos que hemos desarrollado a lo largo de la vida, recordarnos es muy importante.
Observa tus capacidades en este momento
Recuerda la última vez que estuviste en crisis
Ponle límites a la crítica de tu cabeza
Soy capaz de resolver

4.-Mantener un buen estado de ánimo
¿Qué te pone bien de lo que tienen hoy?
¿Qué te hace sentir agradecido?
¿Qué depende de ti y qué no?

Las emociones son un aspecto básico de nuestro día a día, solemos desconectarlas y no sentirlas porque no sabemos qué hacer con ellas. En situaciones como estas, las emociones se desbordan y estamos mucho más conscientes de lo que estamos sintiendo.

Date tu medicina emocional todos los días
Mantén un orden y estructura
Ten espacios de disfrute

5.-Date permiso a ser vulnerable
¿De pronto te sientes triste?
¿Te sientes atrapado?
¿Has estado sintiendo emociones que te cuesta digerir?

De pronto ante una situación como esta podemos experimentar la insoportable vulnerabilidad, que son memorias traumáticas que se activan, generándonos emociones difíciles de digerir y que nos llevan a actos compulsivos.
Se amable contigo
Sentir tu vulnerabilidad te hace fuerte
¿Qué te está haciendo sentir profundamente vulnerable hoy?

fuente: Anamar Orihuela
Psicoterapeuta, conferencista, tallerista, escritora. Fundadora de la clínica HERA y creadora del método HERA. Ha creado he impartido por más de 15 años ininterrumpidos, diplomados de autoestima para hombres y mujeres. Autora de los Betseller “Hambre de hombre”. “Transforma las heridas de tu infancia”, “Sana tus heridas en pareja”.
TW: 
@AnamarOrihuela

¿Conectado con todo, desconectado de ti?

¿Cuántos de ustedes se han pasado una vida huyendo de sí mismos?
¿Cómo saber si estas conectado contigo?
¿Por qué es tan amenazante?

Tenemos una consciencia que nosotros mismos que conecta en nivel de lo que sentimos, pensamos, hacemos y necesitamos.
Cuando somos inconscientes de nosotros mismos pasan muchas cosas en nuestro interior de los cuales no nos damos cuenta. Es como si entraran personas a tu casa que te roban energía y que no te das cuenta porque no te ves a ti mismo.
Son momentos para estar en nosotros con más fuerza porque solo así podremos encontrar las certezas

VEO QUE
Características de una posición de desconexión:
Hacer por hacer
Solo ves una parte de ti
No aceptas lo que reflejan tus relaciones
Cerrado y necio
Proyectivo, no ves el espejo
Todo lo filtras en la mente
Poco responsable de tus actos
Tus metas son ideas y no necesidades

Nos dejamos de ver por:

Modelos de padres
Momentos donde sentir era muy amenazante
Porque vivimos en una sociedad que promueve la desconexión
Una persona que no se ve a sí misma es material radioactivo

¿Cómo lograr la conexión?
¿Cómo se encuentran con ustedes cuando lo necesitan?

+Date tiempo y espacio de conectar
Libro, escribir, caminar, soledad, silencio, terapia, etc.
+No te asustes de ver lo que hay
+Confía en que puedes acompañarte
+Ponte a dieta de tu celular
+Las relaciones siempre nos reflejan lo que somos

Mirando lo fundamental
¿Qué es lo fundamental?

Tu consciencia y Madurez
Lo que sientes
Lo que necesitas de fondo
Lo que tienes en términos de vínculos
La salud
Tu capacidad de acompañarte

Cuando te miras recuperas la consciencia de lo fundamental y le das espacio en tu vida.

No olvidar estar hoy ante lo verdadero

1.-Distanciamiento social pero profundo contacto afectivo
2.-Planteate que puedes cambiar de tu vida que no es fundamental para ti
3.-Recuerda que la vida es una matemática perfecta, no hay errores confía.
4.-Descubre que te ayuda a mirarte
5.-Que lo que estas aprendiendo hoy no se te olvide mañana

Abrázame: Parejas que se autosostienen

Últimas investigaciones científicas han encontrado que hay un riesgo 3 veces mayor de sufrir ataques al corazón o tener un accidente cerebral vascular para aquellas personas que viven aisladas y privadas de la atención o cuidado de otras personas.

Por medio de mapeos cerebrales, escaneos y análisis hormonales se han detectado las diferencias en relación al vínculo de pareja.

Con estas bases y las aportaciones de psicólogos como Carl Rogers y Salvador Minuchi y Sue Johnson se han obtenido cuatro leyes acerca del amor que ahora se engloban en la llamada terapia enfocada en las emociones.

Las cuatro leyes son:

Primera ley del amor: Hay un código de sobrevivencia en todos los seres humanos que regula nuestro sentido de estar en peligro o estar a salvo.

La base de la manera en la que cada uno de nosotros amamos en el estado adulto se encuentra en el vínculo con la madre antes de nacer y después con nuestra madre o con nuestros cuidadores de la primera etapa de vida.

El amor romántico es únicamente la versión adulta del vínculo entre la madre y el hijo.

De ahí se desprende la sensación de estar a salvo y conectado, que relaja el miedo y estrés que vivimos cuando éramos pequeños y desamparados.

Este vínculo hace que el cerebro produzca oxitocina, la cual cancela el miedo.

Segunda ley del amor: El amar y el ser amados nos hace más fuertes. No nos debilita.

No necesitas tener al ser amado presente todo el tiempo, con el solo hecho de ver una fotografía o pensar en el ser que amas, eso te fortalece porque evoca un estado emocional de seguridad y calma.

Tercera ley del amor: La afinidad emocional y la capacidad de respuesta a las necesidades y vulnerabilidad que mutuamente se proveen los miembros de la pareja, son la llave para crear un vínculo seguro y paradisiaco.

Ambos miembros de la pareja pueden lograr el responder adecuadamente a la necesidad emocional del otro.

Las parejas que duran más tiempo y logran crecer juntos saben manejar:

  • Malentendidos
  • Desconexiones el uno del otro
  • Pueden pedir y otorgar perdón
  • Escucharse
  • Entender al otro en su herida profunda de abandono e inseguridad
  • Reconectarse para establecer nuevamente el vínculo amoroso entre ambos
  • Crear paraísos amorosos por medio de abrazarse fuertemente
  • Las parejas que tienen buenas reconexiones emocionales en su vínculo amoroso tienen mejor sexo porque no temen entregarse

Cuarta ley del amor: Toda pareja baila su propia danza y en ella tratan de reconectarse

Si son tímidos en mostrarlo dirían cosas como: “si no estás ocupad@ podríamos ir al cine”.
A veces nos sale en forma de reclamo y enojo: “tu jamás tienes tiempo para ir a cenar”.
En otro caso, a veces se cancela el intento por miedo al rechazo y se dice: “voy a cenar fuera, te veo luego”. En este caso el otro se retrae para evitar pleitos o agrede de regreso aunque internamente sí quiere ir, ambos están en una tonada interna de abandono y rechazo.

Los dos sufren

Todo problema serio en la pareja es acerca de: soledad y desconexión, es decir, ruptura del vínculo. Y ninguno de los dos sabe cómo volver a tender el puente de unión entre ambos.

Resumiendo: hay dos respuestas

a) Adecuada:

Ambos se alcanzan en el lugar desolado en el que se encuentra el otro y responder intuitivamente.

b) Inadecuada:

Presionar y demandar para tratar de reconectar (pedir con exigencia).
Voltearse y huir para anestesiar la herida y aumentar el límite entre ambos, lo cual incrementa la desconexión.

La ética del trabajo

¿Ética en el trabajo o Ética en todos lados?
• Ética: La RAE la define como “Conjunto de normas morales que rigen la conducta de la persona en cualquier ámbito de la vida.”
• O sea, hacer lo correcto cuando nadie nos está observando
• Es muy difícil encontrar una persona con una conducta ética en el trabajo y que carezca totalmente de ella en otros ámbitos
• Fomentar un comportamiento ético en el trabajo corresponde, en principio, a los líderes de la compañía no solamente a Recursos Humanos, pero es responsabilidad de todos los empleados

¿Qué es un ambiente de trabajo Ético?
• Se establecen y comunican los límites y expectativas de forma clara
• Teoría de las ventanas rotas (tolerancia cero)// Justicia Corporativa

Cómo es una persona con un fuerte sentido de ética en el trabajo
• Integridad
• Responsabilidad
• Disciplina // Innovación // trabajo en equipo

Características de una persona con un fuerte sentido de ética en el trabajo
Integridad
• La integridad personal puede referirse a un individuo educado, honesto, que tiene control emocional, que tiene respeto por sí mismo, apropiado, que tiene respeto por los demás, responsable, disciplinado, directo, puntual, leal y que tiene firmeza en sus acciones, por lo tanto, es atento, correcto e intachable
• La regla de oro, “Tratar a los demás como me gusta ser tratado”
• Lidera con el ejemplo y busca fomentar un ambiente ético
• Es fiable. Si dice que hará algo lo hace y los demás se sienten cómodos acudiendo a él o ella

Responsabilidad
• El promedio de horas trabajadas al año es de 2,255, es decir, unas 43 horas a la semana, según el análisis publicado el 16 de enero pasado
• Del otro lado está Alemania, país donde se trabaja un promedio de 1,363 horas al año, unas 26 horas a la semana, es decir 892 horas menos que en México.
El concepto no entendido de “Accountability”
• Individualmente hacerse dueños en identificar las prioridades y tomar como propios los procesos para alcanzar ciertos objetivos, mientras se comparten el progreso y los resultados
• 3 Factores: RCP = Responsabilidad, Compromiso y Proactividad
• Responsabilidad.- puntualidad y cuestiones administrativas cumplidas
Compromiso.- con entregar el mejor de sus trabajos no solamente lo necesario para salir del paso
• Proactividad.- propone soluciones no solamente ejecuta

Disciplina // Innovación // trabajo en equipo
• Se toma un enfoque sistemático hacia la mejora continua
• Las opiniones son escuchadas y los empleados buscan colaborar con otros departamentos o equipos

Lo que es correcto es correcto, aunque nadie lo haga, lo que es incorrecto es incorrecto aunque todo mundo lo haga. “If it comes down to your ethics vs. a job, choose ethics. You can always find another job.”— Sallie Krawcheck

¿Cómo reconocer un ambiente de trabajo Ético?
Existen ciertos factores que nos ayudan a identificarlo:
Se establecen y comunican los límites y expectativas de forma clara
• A través de Códigos de conducta y políticas que son difundidas oportunamente
• En algunas ocasiones son más restrictivas que la propia ley
• Nadie está obligado a lo imposible pero el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento

Teoría de las ventanas rotas (tolerancia cero) // Justicia Corporativa
• Dos autos idénticos abandonados, dos barrios con poblaciones muy diferentes y un equipo de especialistas en psicología social estudiando las conductas de la gente en cada sitio.
• El auto abandonado en el Bronx comenzó a ser vandalizado en pocas horas. Todo lo aprovechable se lo llevaron, y lo que no lo destruyeron. En cambio, el auto abandonado en Palo Alto se mantuvo intacto.
• Cuando el auto abandonado en el Bronx ya estaba deshecho y el de Palo Alto llevaba una semana impecable, los investigadores rompieron un vidrio del automóvil de Palo Alto. El resultado fue que se desató el mismo proceso que en el Bronx, y el robo, la violencia y el vandalismo redujeron el vehículo al mismo estado que el del barrio pobre.
• Un vidrio roto en un auto abandonado transmite una idea de deterioro, de desinterés, de despreocupación que va rompiendo códigos de convivencia, como de ausencia de ley, de normas, de reglas, como que vale todo. Cada nuevo ataque que sufre el auto reafirma y multiplica esa idea, hasta que la escalada de actos cada vez peores se vuelve incontenible
• Ejemplos de oficina: robo de comida, de papelería, mal uso de los recursos de la compañía, acoso laboral y sexual
• Las medidas correctivas se implementan a todos los niveles.

fuente: Carlos García Jiménez
Especialista en Ética y Compliance
Compliance Counsel para las Américas en TE Connectivity. Es responsable de impulsar una cultura de Ética y Cumplimiento en toda la Región de las Américas. Maestro en Derecho Corporativo por la Universidad Panamericana (México). Tiene una certificación en Ética y Cumplimiento por la Escuela de negocios en Fontainebleau, Francia.
Tw: 
@carrlos_garcia

Escuchando mi cuerpo para sanar

#MeDueleenmicuerpo
Cuando tenemos heridas sin resolver nos desconectamos del cuerpo
Perdemos contacto con las sensaciones corporales
Somos una montaña rusa de emociones
Somos propensos a mal interpretar el riesgo como seguridad y la seguridad como amenaza
La única guía para llenar nuestras verdaderas necesidades es el cuerpo
El cuerpo guarda la memoria de lo que eres en luz y en sombra
Nos hacemos hiperracionales y no permitimos seguir nuestro sistema sano

Las Heridas activan en el cuerpo tres mecanismos de defensa:

LA HUIDA
La negación
El olvido
Una persona con este mecanismo tiene la habilidad de desvincularse del aquí y el ahora.
Traduce la realidad como amenazante o conflictiva y se evade.
Está pero sin estar
Fantaseas en tu propio mundo, nunca ves señales
Interpretas la realidad sin objetividad
Tienes un cierto grado de déficit de atención

A través de la racionalidad
A través de la fantasía
A través de la comida, la música, el internet
Sin tono muscular
Solitario
Desvinculado
Se siente como en su propio mundo por momentos

EL CONGELADO
La confusión
La negatividad
La dependencia

Una persona que se paraliza y no dice nada
Después de varios días te das cuenta que debiste hacer algo
No se siente en posibilidades de moverse
Es como un niño atrapado en una realidad de dolor

Pensando en escenarios catastróficos
El cuerpo tiene miedo y se paraliza
Pierdes contacto con el cuerpo
Te sientes atrapado
Traduces todo con la incapacidad de un niño

El DEFENSIVO
La acusación
El perfeccionismo
El Control
No logras integrar el afecto
Desconfías de todo y todo te parece amenazante
Tu primera reacción es el ataque
Tu cuerpo es duro
Siempre en tensión, estrés y defensa
Estas alerta todo el tiempo
Mucha masa muscular

Pensando mal todo el tiempo
Cerrado ante los vínculos
Tu actitud de vida es una batalla constante y terminas sintiendo que las personas te traicionan
Eres rencoroso para mantener tus defensas

Nuestros patrones de dolor están en nuestra mente y nuestra manera de interpretar la vida, una mente consciente sana, una mente en defensa enferma siempre.

¿CÓMO SALIR DE ESTA DEFENSA?
1.-Observate
¿De qué estas enfermo hoy?
La Alopatía tradicional nos da medicamentos para inhibir las señales del cuerpo
El dolor es la señal que el cuerpo nos da para volver a nosotros
La resolución de nuestras enfermedades está 100% en la resolución de los conflictos energéticos, heridas, conflictos en nuestra manera de interpretar la vida.
El abuso de analgésicos es el primer lugar de causas de muerte por medicamentos y es por encima de las drogas la más grande de las adicciones.
El cuerpo tiende a la vida, si restituimos el equilibrio corporal el cuerpo responde ante lo sano
El 70% de nuestro sistema inmunológico está en el segundo cerebro que es el estómago, el intestino delgado y este tiene que ver con nuestro manejo femenino de la vida, afectos, sentimientos, alegría, creatividad.
Cuando te duele el cuerpo te duele la vida, eso es curable escuchando el cuerpo
Necesitamos dejar de traducir la vida desde el lente en que la vemos
La resolución está en la histórica pelea entre la mente y el cuerpo, necesitamos reconciliarla, no son antagónicos son aliados.

Reconcíliate con sentir
Cuando podemos sentir en consciencia liberamos energía
Las emociones no expresadas son bombas de tiempo y enfermedades en incubación.
¿Cuáles son tus FocosFisicos?
Las emociones sobredimensionadas nos invitan a la escena de crimen, al momento en que algo se traumatizó en nuestro pasado
Hay que exorcizar dolor de nuestro pasado

PRÁCTICAS SANADORAS
Meditar en vida
Practicar canto
Bajar nuestro nivel de estrés
Chi kung
Artes marciales
Yoga
Canto
Jugar

Escucha tu cuerpo al:
Al Comer
Al vivir emociones intensas
Al despertar
Al sentir afecto
Al estar presente en la vida
Al hacer el amor
Hay que habilitar la capacidad de estar presentes
La oración

No podemos crearnos una nueva realidad mientras nuestro sistema adictivo viva dentro de nosotros. Si no nos fijamos en como colaboramos diariamente con el sistema que nos está destruyendo, estamos en peligro de actuar según la modalidad de defensa perpetua y de víctimas permanentes. Tu cuerpo busca la vida y a veces ese dolor de cabeza, esa obesidad, esa gastritis o ese cáncer está tratando de curar, proteger o equilibrar lo que hace mucho perdió el equilibrio. Vuelve a la sabiduría de tu cuerpo, hazlo tuyo otra vez.

fuente: marthadebayle.com 
Anamar Orihuela
Psicoterapeuta, conferencista, tallerista, escritora. Fundadora de la clínica HERA y creadora del método HERA. Ha creado he impartido por más de 15 años ininterrumpidos, diplomados de autoestima para hombres y mujeres. Autora de los Betseller “Hambre de hombre”. “Transforma las heridas de tu infancia”, “Sana tus heridas en pareja”.

EL HABITO DE SENTIRNOS OFENDIDOS…

Las personas se pasan la mayor parte de su vida sintiéndose ofendidas por lo que alguien les hizo. La sorprendente revelación que te voy a hacer, va a cambiar tu vida… ¡Nadie te ha ofendido! Son tus expectativas de lo que esperabas de esas personas, las que te hieren…

Y las expectativas las creas tú con tus pensamientos. No son reales. Son imaginarias. Si tú esperabas que tus padres te dieran más amor y no te lo dieron, no tienes por qué sentirte ofendido.
Son tus expectativas de lo que un padre ideal debió hacer contigo, las que fueron violadas. Tus ideas son las que te lastiman.

Si esperabas que tu pareja reaccionara de tal o cual forma y no lo hizo… Tu pareja no te ha hecho nada. Es la diferencia entre las atenciones que esperabas tuviera contigo y las que realmente tuvo, las que te hieren. Nuevamente, eso está en tu imaginación. ¿Enojado con Dios? Son tus creencias de lo que debería hacer Dios, las que te lastiman. Dios jamás ofende ni daña a nadie. Un hábito requiere de todas sus partes para funcionar. Si pierde una,
el hábito se desarma.

El hábito de sentirte ofendido por lo que te hacen otros (en realidad nadie te hace nada) desaparecerá cuando conozcas mejor la fuente de las “ofensas”.

Cuando nacemos, somos auténticos
Pero nuestra verdadera naturaleza, es suprimida y sustituida artificialmente por conceptos que nuestros padres, la sociedad y televisión nos enseñan. Y crean una novela falsa de cómo deberían ser las cosas en todos los aspectos de tu vida y de cómo deben actuar los demás.

Una de las mayores fuentes de ofensas es la de tratar de imponer el punto de vista de una persona a otra y guiar su vida. Cuando le dices lo que debe hacer y te dice “no”, creas resentimientos por partida doble.

Primero, te sientes ofendido porque no hizo lo que querías.

Segundo, la otra persona se ofende porque no la aceptaste como es. Y es un círculo vicioso. Todas las personas tienen el derecho divino de guiar su vida como les plazca. Aprenderán de sus errores por sí mismos. ¡Déjalos ser! nadie te pertenece.

Las personas son un río caudaloso. Cualquier intento de atraparlas te va a lastimar. Ámalas, disfrútalas y déjalas ir.

1—–Entiende que nadie te ha ofendido. Son tus ideas acerca de cómo deberían actuar las personas y Dios, las que te hieren. Estas ideas son producto de una máscara social, que has aprendido desde tu infancia de forma inconsciente. Reconoce que la mayoría de las personas NUNCA va a cuadrar con esas ideas que tienes. Porque ellos tienen las suyas.

2—–Deja a las personas Ser. Deja que guíen su vida como mejor les plazca. Es su responsabilidad. Dales consejos si te los piden, pero permite que tomen sus decisiones. Es su derecho divino por nacimiento: el libre albedrío y la libertad.

3—–Nadie te pertenece. Ni tus padres, ni amigos ni parejas. Todos formamos parte del engranaje de la naturaleza. Deja fluir las cosas sin resistirte a ellas. Vive y deja vivir.

4—–Deja de pensar demasiado. Ábrete a la posibilidad de nuevas experiencias. No utilices tu inventario. Abre los ojos y observa el fluir de la vida como es. Cuando limpias tu visión de lentes oscuros y te los quitas, el resultado es la limpieza de visión.

5—–La perfección no existe. Ni el padre, amigo, pareja perfectos. Es un concepto creado por la mente humana que a un nivel intelectual puedes comprender, pero en la realidad NO EXISTE. Porque es un concepto imaginario. Un bosque perfecto serían puros árboles, Sol, no bichos… ¿existe? No. Para un pez, el mar perfecto sería aquel donde no hay depredadores ¿existe? No. Solo a un nivel intelectual. En la realidad JAMÁS VA A EXISTIR.

Naturalmente, al pez solo le queda disfrutar de la realidad. Cualquier frustración de que el mar no es como quiere que sea no tiene sentido. Deja de resistirte a que las personas no son como quieres o no piensan como tú. Acepta a las personas como el pez acepta al mar y ámalas como son.

6—– Disfruta de la vida. La vida real es más hermosa y excitante que cualquier idea que tienes del mundo. Me complacerá decírtelo por experiencia.

7—— Imagina a esa persona que te ofendió en el pasado. Imagínate que ambos están cómodamente sentados. Dile por qué te ofendió. Escucha su explicación amorosa de por qué lo hizo. Y perdónala. Si un ser querido ya no está en este mundo, utiliza esta dinámica para decirle lo que quieres. Escucha su respuesta. Y dile adiós. Te dará una enorme paz.

8—– A la luz del corto período de vida que tenemos, solo tenemos tiempo para vivir, disfrutar y ser felices. Nuestra compañera la muerte en cualquier momento, de forma imprevista, nos puede tomar entre sus brazos. Es superfluo e inútil gastar el tiempo en pensar en las ofensas de otros. No puedes darte ese lujo.

9—– Es natural pasar por un periodo de duelo al perdonar, deja que tu herida sane. Descárgate (no confundir con desquitarse) con alguien para dejar fluir el dolor. Vuelve a leer este artículo las veces necesarias y deja que los conceptos empiecen a sembrar semillas de consciencia en tu interior. Aprende con honestidad los errores que cometiste, prométete que no lo volverás a hacer y regresa a vivir la vida…

Autor: Raquel Zavala. Hernandez.

Dices que quieres, pero no lo haces ¿por qué?

¿Cuántos años llevan diciendo que van a cambiar, ahorrar, viajar o bajar de peso? Pero nada de eso pasa.

Hay personas que se la pasan diciendo que quieren hacer o dejar de hacer algo. Lo hacen cada año con los propósitos o cada principio de mes. Ya más que deseos reales parece una cantaleta sinsentido y nos deja pensando si les gusta sufrir o si realmente no quieren hacer ese cambio en sus vidas (porque normalmente se piensa que si lo quisieran realmente ya lo hubieran hecho). Pero, ¿es así de simple? ¿O se puede querer una cosa y al mismo tiempo otra aparentemente opuesta?

¿De qué estamos hablando aquí?

• Personas que te dicen que quieren hacer, o dejar de hacer, algo y que por más que lo dicen acaban por no hacerlo.
• De esas personas de las que te dices “Para qué se queja tanto y no hace nada, la verdad es que ni quiere hacer lo que dice, porque si quisiera, ya lo hubiera hecho”. Pero si realmente no quiere hacer lo que dice ¿por qué lo dice?

Por ejemplo:
• Dices que quieres leer más, pero nunca hay tiempo, te aburres, te quedas dormido o no se te pega ni una línea de lo que has leído y lo dejas.
• Dices que quieres aprender a bailar, un idioma o hacer algo nuevo, pero nunca haces nada para hacerlo o te quedas en los primeros intentos.
• Quieres acabar la tesis o algo pendiente, pero mejor te pones a ver la tele o siempre hay algo que se te atraviesa
• Quieres empezar a llevar una vida más sana (dejar de fumar, comer distinto, hacer ejercicio), puede que empieces bien, pero no eres perseverante y lo dejas.
• Quieres cambiar de trabajo o empezar tu propio negocio, pero por más que ves casos de éxito, tomas cursos para emprendedores y tienes los recursos, nomás no empiezas.
• De aquí excluimos en esta ocasión adicciones o conductas compulsivas patológicas; hablamos de situaciones de la vida cotidiana con personas en situaciones normales.

¿Pero cuál es el problema con eso?

• Esto no sería un problema si no lo convirtiéramos en un problema.
• Es decir, si dejáramos de intentar cambiarlo o resistirnos a ese cambio.
• El problema central de todo esto radica en que esta situación no nos deja ser del todo felices.
• Porque si lo estuvieras realmente, podrías vivir en tu zona de confort y nunca pensar en hacer ningún cambio. Piénsalo, de seguro hay muchas cosas que hoy haces, que otros quizá no, que para tí no representan ningún problema, aún incluso si alguien te dice que deberías cambiarlo.
• El problema es que hay una voz que constantemente te recuerda que algo te falta por hacer y que deberías hacerlo por la razón que sea.

¿Por qué pasa esto?

• Hay una aparente discrepancia o incongruencia entre:
• Lo que se elige y lo que se decide.
• La elección es interior y generalmente es lo que realmente quieres; la decisión es externa (es el primer paso) y es lo que crees que puedes o deberías.
• Lo que se quiere y lo que se cree que se debería de hacer.
• A veces queremos algo, pero las presiones familiares o sociales (que muchas veces ya hicimos nuestras y vienen como un eco de la voz interior) nos hacen buscar otra cosa para sentirnos “buenos”, que hicimos “lo correcto” o lo que se supone que deberíamos de hacer.

Recompensa inmediata.

• Comer o tener una vida sedentaria te da un placer que ya conoces y además no tienes que hacer nada nuevo; el llevar una vida sana no sólo implica hacer cosas que ahora no haces, sino que te hace abandonar un placer conocido por uno supuesto futuro del que ni siquiera estás seguro qué te va a dar realmente.

Objetivos en conflicto

• Ambas cosas son de algún modo deseables porque nos dan algo que nos gusta o necesitamos.
• El problema es que ambas interfieren entre sí en el tiempo o el espacio.
• No puedes dormir y hacer ejercicio al mismo tiempo.
• No puedes estar leyendo un libro mientras te bañas o conduces.
• No puedes aprender inglés mientras estás atendiendo al público frente a un escritorio.
• Uno consciente y el otro inconsciente.
• Uno es el objetivo manifiesto y el otro el oculto que es el que nos está dando algo hoy mismo.
• El objetivo no es lo que haces, sino lo que te da lo que haces.
• No es fumar, sino lo que el fumar te da.
• No es la vida sedentaria, sino lo que eso te proporciona.
• Esto aunque digas “ver una serie no me hace sino perder el tiempo”.
• Eso no suele ser verdad, a menos que sólo te dediques a eso de manera compulsiva.

Posibles supuestos

• Sí lo deseas, pero tanto como crees.
• Es algo que te gustaría explorar, hacer o aprender, pero la realidad es mera curiosidad y tú ya lo tomas como si fuera un deber.
• A lo mejor cuando lo deseabas tenía más sentido, pero ahora ya no tanto.
• Supón que tienes una buena vida, pero no acabaste la maestría o la secundaria para el caso. Eso te ha carcomido y aún así no tomas los pasos necesarios.
• Tienes una creencia de no poder y temes más al fracaso.
• Hay quien no intenta algo por miedo a no poder. Cualquiera les diría que lo intenten, que “al fin que el no ya lo tienes”, pero lo desagradable de la sensación de fracaso es tan grande, que inconscientemente la evitan.
• Las renuncias que tendrías que hacer.
• Para cada “sí” hay un “no”. Empezar algo nuevo o dejar de hacer algo conocido traerá a tu vida no sólo cambios favorables, sino la desagradable sensación de dejar atrás tu mundo conocido del que habrás de despedirte. Hay una pérdida.
• Los costos que hay que pagar.
• Hay quien no quiere invertir horas de su vida en algo que no les da placer. No es que les guste el camino fácil y lo quieren todo “peladito y en la boca”, simplemente no les gusta sufrir (aunque sí quejarse)
• Algo distinto y que te lleve cierto esfuerzo tendrás que hacer y eso es inevitable
• La frustración de un método equivocado.
• Hay quien quiere hacer un cambio con resultados aquí y ahora.
• Muchos lo logran así, pero otros necesitan un proceso. Si este no es tu método personal, te vas a frustrar al no entender que hay avances y retrocesos.
• Hay quien cree que el cambio es gradual y a pasos.
• Si lo tuyo es más el cambio radical, esto del proceso y los pasos te va a desesperar y vas a volver a lo mismo.
• A lo mejor crees que eso es lo que deberías de hacer, pero en realidad no quieres.
• Hay ciertos hitos o marcadores de vida que se supone debemos de alcanzar para obtener la felicidad.
• Estos marcadores están impuestos por la sociedad y la cultura de cada tiempo.
• Acabar la escuela, casarte, tener un hijo, tener un nieto, viajar, etc.
• La realidad es que, más allá de lo conveniente o placentero de algo, no podemos experimentarlo todo en una sola vida. Habrá cosas que no quieras hacer y no las harás por más que los metiches te digan que deberías.

Pensamientos fantasiosos.
• Creer que si resuelves eso, tu vida estará resuelta.
• La realidad es que hacerse cargo de un problema no suele ser lo que resuelva toda una vida, pero sí nos abre el espacio para hacerse cargo de otros problemas que existen y seguirán existiendo.

Lo que te han enseñado

• Si desde niño te dijeron que siempre hay que estar haciendo algo y que estar “de ocioso” es malo, entonces cuando tienes que hacer algo porque “debes” (recopilar documentos ´para hacer tu declaración de impuestos), pero realmente no “quieres” (porque preferirías estar viendo un capítulo de Grey’s Anatomy” , acabas haciendo otra cosa que ni al caso como depurando tu correo o limpiando el refrigerador.
• Esto porque de todos modos ya lo “tenías” que hacer, pero ante lo desagradable de lo de los impuestos prefieres hacer esto para sentir que estás haciendo algo y no “perdiendo el tiempo” viendo la serie.

¿Qué podemos hacer?

No olvides que el objetivo es ser felices

• Entonces piensa si uno de tus dos objetivos (el que ya tienes y el que quieres lograr) es el que te da más felicidad, tanto en el corto como en el largo plazo.
• Ser feliz no implica que sólo me importe yo y que todo lo demás me valga.
• Ser feliz implica tener un equilibrio en la mayoría de las áreas de nuestra vida.
• Personal, social, afectiva, espiritual, física, etc.
• Pregúntate “Para qué” quieres hacer lo que supone quieres hacer y no haces.
• Qué te va a dar, qué diferencia va a hacer en tu vida, quién serías si no lo haces y quién si lo consigues.
• Practica el arte de dejar ir
• A lo mejor no necesitas hacer, sino dejar de creer que deberías de hacer.
• Expande tu zona de confort.
• Empieza a hacer pequeños cambios, aparentemente insignificantes, que te hagan empezar a moverte.
• Busca el punto donde experimentes cierta incomodidad, pero no demasiada y que tengas cierta sensación de confort o seguridad, pero no como el habitual.

El proceso de cambio se siente, pero no tendría por qué sufrirse.

Deja de buscar la perfección.

• Siempre habrá renuncias por hacer y nadie está exento de problemas aún en los mejores escenarios.
• Elige entre lo que quieres, lo que debes y lo que te conviene.
• Si haces mucho de lo que quieres, pero nada que ver con lo que debes, quizá termines por descuidar tu trabajo y meterte en otros problemas.
• Si haces sólo lo que crees que debes, pero nunca lo que quieres, vas a acabar en estrés, con gran frustración o incluso en depresión.
• Entonces quizá lo ideal sería pensar qué te conviene en el corto y largo plazo, combinar un poco de ambos (lo que quieres y lo que debes) o pensar que es lo que quisieras hacer, que además te haga sentir que deberías hacerlo y que además te convenga.

¿Por qué nos deprimimos en navidad?

Les decimos a decir cómo superar esta tristeza para sobrevivir a la navidad.

Pareciera que la Navidad es una época de felicidad donde todos estamos obligados a sentirnos contentos y disfrutar de los festejos. Sin embargo, algunas personas se sienten tristes durante la época “más alegre” del año y no compaginan con este ánimo navideño.

¿Cómo se manifiesta?
La depresión navideña existe. Se manifiesta con desánimo, nostalgia, apatía y melancolía ante la temporada decembrina. Suele ser transitoria, pues permanece durante el periodo de festejos, después, las personas se recuperan y continúan con su vida diaria.
Cuando se presentan más síntomas como: fatiga, problemas para concentrarse, alteraciones de sueño y en el apetito, irritabilidad general, pensamientos suicidas, y además se afecta la vida cotidiana (personal, laboral, familiar y o social) puede tratarse de depresión más profunda de la que hablaremos después.

Pero en general, la depresión navideña, tiene síntomas similares a los de cualquier episodio depresivo:
Cansancio, apatía, desgana, pérdida de vitalidad.
Estado de ánimo o humor depresivo, de manera constante durante la mayor parte del día, y mantenido durante la mayoría de los días.
Irritabilidad extrema.
Pensamientos negativos, autoderrotistas…
Perdida de interés por actividades placenteras.

La depresión navideña, además puede presentar estos síntomas:
Perdida de interés por lo relacionado con la Navidad.
Sentirse molesto al escuchar villancicos, ver decoraciones navideñas,*con todo lo relacionado con la navidad.
Apatía por las actividades relacionadas con los festejos navideños.
Aislamiento y poco interés por la compañía de otras personas.

¿Por qué en Navidad?
Muchas razones hacen que la Navidad sea una fuente de estrés, frustraciones y melancolía.
Clima y menos horas de luz. Con la menor presencia de luz solar durante el día, los niveles de serotonina disminuyen, lo cual puede conducir a la depresión. También en el invierno desciende el nivel de melatonina en el organismo; esta hormona se encarga de controlar los ciclos de sueño y el estado de ánimo.
Vacaciones infantiles: motivo de ilusión para los niños pero no para todos los adultos.
Compromisos excesivos.
Gastos extras.
Temporada de hacer balance y valorar logros y fracasos.
Cerrar ciclos.
Consciencia de pérdidas: personas queridas que ya no están, aunque el duelo no sea reciente, es normal echarles de menos
Activación de conflictos familiares complejos y no resueltos.
Proyección del futuro incierto que puede atemorizar.
En Navidad parece que estamos obligados a ser felices, y esa obligación genera el efecto contrario en los que no lo están: intensifica el malestar.

fuente: marthadebayle