Archivos de la categoría Niños

¿Qué hacer si tu hijo tiene ataques de ansiedad?

La ansiedad es cada vez más común en edades más tempranas.
Es el temor de que ocurra alguna cosa o problema específico. Asociadas a situaciones que se cree que no se pueden controlar.
Estas crisis, causan preocupaciones y miedos exagerados, cambios en el comportamiento del niño o del joven, así como en sus patrones de sueño, alimentación y/o estado de ánimo.
El estrés suele ser una de las causas más comunes de los ataques de ansiedad.
El estrés va específicamente a aquellas situaciones que sienten que los rebasan.

Los signos y síntomas de la ansiedad más comunes incluyen los siguientes:
Sensación de nerviosismo, agitación o tensión
Sensación de peligro inminente, pánico o catástrofe
Aumento del ritmo cardíaco
Respiración acelerada (hiperventilación)
Sudoración
Temblores
Sensación de debilidad o cansancio
Problemas para concentrarse o para pensar en otra cosa que no sea la preocupación actual

Si bien es cierto que los ataques de ansiedad suelen ser reales, también existe la predisposición a presentarlos por un tema de pertenencia e imitación.
Están asociados de manera directa a la dificultad en el control de las emociones e impulsos.
Las emociones suelen ser permisivas y aguantadoras. No obstante, al ser ignoradas por demasiado tiempo buscan la salida abrupta a través de la ansiedad.
La inmadurez emocional juega un papel importante en los ataques de ansiedad.

Relación entre Emoción, sentimiento y pensamiento o idea.
Emoción: Aquello que experimentamos de manera Intensa, temporal y fisiológico.
Sentimiento: Es el registro de lo que la emoción nos hace sentir.
Pensamiento o idea: Es el registro mental de lo que sentimos al experimentar emociones.

Consejos para los padres.
No trates de eliminar la ansiedad o que tu hijo la evada, ayúdalo a controlarla.
No evites ciertas cosas simplemente porque le causan ansiedad al niño.
Sé positivo, pero dando juicio de realidad.
Respeta sus sentimientos, pero no los refuerces.
No refuerces otro tipo de temores.
Dale ánimos.
Enséñale que el control de las emociones es una característica que se puede desarrollar.

Consulta con el médico en los siguientes casos:
Ves a tu hijo demasiado preocupado que incluso interfiere en su escuela, sus relaciones, etc
Su miedo, su preocupación o su ansiedad le causan malestar y le resulta difícil controlarlos
Se siente deprimido, o tiene otros problemas de salud mental junto con ansiedad
Piensas que su ansiedad podría estar vinculada a un problema de salud física
Tiene pensamientos o conductas suicidas
Es posible que sus preocupaciones no se vayan por sí solas y que empeoren con el paso del tiempo si no procuras ayuda. Visita a tu médico o a un profesional de salud mental. Es más fácil tratarla si obtienes ayuda pronto.

La terapia en línea sí ayuda Y hay ESTUDIOS QUE LO AVALAN.

Que la terapia sea en línea no reduce la capacidad del profesional para comprender tus problemas y ayudarte a superarlos.


La terapia en línea es la que se lleva a cabo vía remota usando tecnología. Es conocida de diferentes formas: terapia a distancia, psicoterapia por internet, telepsicología, apoyo psicológico en línea, entre otras. Se realiza por videollamada o llamada y a través de dispositivos como computador, tablet o celular, en general tiene el mismo formato que el apoyo psicológico tradicional.Tu salud mental es igual de importante que tu bienestar físico.

La terapia en línea tiene un historial de éxito porque realmente ayuda a las personas a superar sus problemas.

Estudios han demostrado la eficacia de la terapia en línea. Asesoramiento que se ha convertido en una alternativa viable y un complemento de la terapia de consultorio.

La terapia en línea es un asesoramiento que brinda un terapeuta a su paciente a través de Internet. Una asistencia profesional que ayuda a tratar y a superar estados depresivos, ansiosos, de dolor, entre otros trastornos mentales.

Uno de los mejores beneficios de la terapia en línea es que el terapeuta se mantiene siempre con el paciente. Está disponible desde cualquier lugar que este quiera o pueda estar.

Los terapeutas en línea de buena reputación tienen la práctica y las competencias que se esperarían de un terapeuta convencional. Ya que estos se rigen por los mismos estándares y emplean los mismos métodos de ayuda que en una consulta tradicional.

Características de la terapia en línea

Este revolucionario método de ayuda a distancia tiene las siguientes características:

  • Es accesible: el paciente podrá conectarse con su terapeuta en cualquier parte del mundo y a toda hora. Es precisamente la principal característica de la terapia en línea.
  • Es seguro y privado: los sitios bien calificados respetan la privacidad del paciente. Si no quiere revelar su identidad ni rostro, tendrá derecho a no hacerlo.
  • Es confidencial: la información entre el paciente y su terapeuta queda guardada en el servidor del sitio web y solo ellos podrán acceder a ella.
  • Es menos costosa que una cita tradicional cara a cara.
  • Se trata de una alternativa conveniente para personas con discapacidad.
  • Es una solución para hombres y mujeres que se encuentran en una relación abusiva, que quieren tomar terapia sin que la pareja se entere.
  • Y también es una buena opción para parejas que sostienen una relación a distancia y desean fortalecer sus vínculos.

Además de seguir la atención psicológica tradicional vía remota, la terapia en línea permite más servicios como son: materiales psicoeducativos en línea, videos, comunicación constante a distancia.

Existen estudios sobre la efectividad y resultados de la terapia en línea, lo que ha motivado cada vez a más psicólogos y pacientes a optar por esta.

Algunos artículos y estudios son:

  • Andersson, G. (2009). Using the Internet to provide cognitive behaviour therapy. Behaviour Research and Therapy 47, 175–180.
  • Andersson, G., Nordgren, L., Buhrman, M. & Carlbring, P. (2014). Psychological Treatments for Depression Delivered via the Internet and Supported by a Clinician: An Update. Revista de Psicopatología y Psicología Clínica 19(3), 217-225. Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología.
  • Andersson, G., & Cuijpers, P. (2009). Internet-based and other computerized psychological treatments for adult depression: A meta-analysis. Cognitive Behaviour Therapy 38(4), 196-205.
  • Barak, Azy, et al. (2008). A comprehensive review and a meta-analysis of the effectiveness of internet-based psychotherapeutic interventions. Journal of Technology in Human Services 26(4), 109-160.
  • Day, S. & Schneider, P. (2002). Psychotherapy Using Distance Technology: A Comparison of Face-to-Face, Video, and Audio Treatment. Journal of Counseling Psychology 49(4), 499–503.
  • DeAngelis, T. (2012). Practicing distance therapy, legally and ethically. Psychology is developing guidelines for practitioners in this rapidly changing area. Monitor on Psychology 43(3). American Psychological Association.
  • Dittmann, M. (2002). Distance therapy may promote more client openness, study suggests. American Psychological Association.
  • Epstein, R. (2011). Distance Therapy Comes of Age. Recent studies show that psychotherapy delivered through electronics devices can benefits patients. Scientific American Mind
  • Gainsbury, S. & Blaszcynski, A. (2011). A systematic review of Internet-based Therapy for treatment of addictions. Clinical Psychology Review 31, 490-498

Entre muchos otros estudios, la terapia en línea ha ido evolucionando a lo largo del tiempo, en sus inicios se usaba apoyo psicológico telefónico y tuvo un auge a partir de los años 90 por la expansión de la conexión a internet y el crecimiento digital. Hoy día se atienden múltiples padecimientos y problemáticas a través de la terapia en línea. Todo esto, normado por los estándares éticos que impone la Asociación Americana de Psicología (siglas en inglés APA).

fuente: www.terapify.com y miespacioenlinea.com.mx

¿Qué historia cuenta tu cuerpo sobre ti?

Cada uno de nosotros nos hemos contado una historia acerca de nuestro cuerpo, basada en:
Lo que creemos que debería ser
Lo que nos ha hecho sentir
Lo que los otros nos han reflejado acerca de él
Cómo se ve
Cuánto pesa
Qué edad tiene
Lo que puede hacer
Lo que no puede hacer
Cuánto se ha enfermado

Y bajo estos parámetros nos encontramos con historias que nos hablan de frustración, dolor, insuficiencia, maltrato, odio y muy frecuentemente de no sentir que tenemos cuerpos adecuados y que reaccionan de manera equivocada a las circunstancias como por ejemplo:
Tendría que aguantar más horas haciendo ejercicio
Tendría que tener más elasticidad
Tendría que ser más…….flaca, alto, fuerte, atlético, afilado, rápido…
Tendría que ser menos….. frágil, lenta, grandota, torpe, moreno, narigón, nalgona…

Y seguramente cada uno tenemos muchísimo que contar desde este lugar. Pero… ¿Te has preguntado qué historia cuenta tu cuerpo de ti?

Nuestro cuerpo es la expresión de nosotros mismos, su forma física tiene que ver tanto con una estructura llamada Estructura corporal biológica y nuestra estructura corporal adaptativa (Del libro “Proceso corporal” de James Kepner).

La estructura corporal genética: es la base genética común, formada a través del crecimiento y maduración biológicos.

La estructura corporal adaptativa: se forma a través de nuestra adaptación a nuestra biografía y experiencia como personas. Estas adaptaciones son muchas y variadas y su efecto acumulativo afecta profundamente a nuestro ser físico en el mundo. Se caracteriza por posturas, posiciones y tensiones.

Por así decirlo, es una co-creación entre nuestros propios impulsos, reacciones, movimientos, necesidades y deseos y el entorno.

Podríamos decir que hay dos propósitos o intenciones básicas por las que nuestro cuerpo se ve en la necesidad de hacer ajustes:


Para adaptarse: Nosotros nos hemos ido co-creando a partir de lo que somos, sentimos y la respuesta del entorno a eso que somos y sentimos. Y muchas veces para mantenernos en el ambiente en el que nos tocó crecer, fuimos teniendo que hacer adaptaciones. Por ejemplo: Hay personas que aprendieron a sonreír para ser aceptadas y aun ahora, la sonrisa aparece ya de forma casi automática aunque estén sintiendo dolor o tristeza.

Para defenderse: Nuestro cuerpo tiene una gran inteligencia corporal, que es justamente la capacidad de encontrar formas de usar la anatomía para lograr objetivos de supervivencia como: huir, desaparecer, esconder, proteger, esquivar, cuidar, detener, etc. Por ejemplo: Si alguien era continuamente golpeado, es probable que aprenda a tener o una postura amenazante ampliando el tórax o por el contario una postura retraída y huidiza.

Hay tres formas en las que nuestro sistema reacciona al peligro:
Luchar
Huir
Congelarse

Solo de conocer estas tres formas, observa de qué te habla tu cuerpo en relación a ellas.
Date unos momentos y observa tu postura.
¿Está echada hacia adelante?
¿Hacia atrás? ¿Hacia un lado? ¿Es retadora? ¿Amenazante? ¿Cerrada? ¿Abierta?
¿Escondes las manos? ¿Cruzas los pies o las piernas? ¿Te sostienes el cuello? ¿Te dejas soltar en la silla?

Observa ahora las tensiones… ¿En qué parte de tu cuerpo se acumula más tensión?
El tema aquí es que estas formas de adaptación y defensa se fueron volviendo crónicas y rígidas, limitando tanto nuestro movimiento externo como interno, ya que la postura corporal confirma la postura mental y viceversa.

¿De qué más nos puede estar hablando nuestro cuerpo?
Movilidad: ¿Que te permite y que no te permite tu cuerpo en términos de movilidad? ¿Qué historia tienes acerca de esos movimientos que no te deja hacer tu cuerpo? Por ejemplo, quizás lo que sientes que no puedes hacer es caminar rápido o ser ágil para levantarte, o para alcanzar las cosas y la exploración será entonces hacia justo esos movimientos: ¿Qué no se te permitió alcanzar? ¿Alguien te detuvo cuando querías levantarte? ¿Te forzaban a moverte cuando tu quizás no querías hacerlo?

Ritmo: Cada uno tenemos ritmos que muy probablemente diferían del ritmo de nuestros padres, nuestros hermanos y posteriormente nuestros amigos, maestros, parejas, jefes, etc.
Y cuando ese ritmo no es respetado, nuestro cuerpo puede reaccionar de diferentes maneras:
Haciéndose pesado para que no lo muevan
No dejando de moverse para que no lo alcancen y/o no lo detengan

Confianza: Cuando confiamos en que el espacio en el que estamos es seguro, nos movemos libremente, lo contrario ocurre si el espacio es inestable, inseguro o peligroso.

Respeto a tu espacio o invasión de tu espacio: ¿Qué historia te cuenta tu cuerpo en relación al espacio? Cuento menos espacio encontramos para nosotros (para nuestra expresión, movimiento, ideas, libertad, etc,) más espacio buscaremos ocupar afuera ya sea con nuestras preocupaciones, reclamos o si…..con nuestro cuerpo.

Yo se que muchos hemos creído que debemos y podemos cambiar nuestro cuerpo y hemos luchado años por hacerlo, y toda lucha deja heridos, desconfianza, devastación y la sensación de que aunque “ganemos”, nos sentimos perdidos.

No podemos tener el cuerpo de alguien más porque no tenemos la vida de nadie más, mejor aprendamos a leer la historia del nuestro y trabajemos en comprenderlo mejor.

fuente: marthadebayle.com

Heridas y necesidades: La bronca de lo no resuelto

Para entender y dejarnos sentir la “herida”, usamos el término “niño interior, niño emocional”. Esto es simplemente una metáfora para describir una parte de nosotros extremadamente vulnerable y valiosa que ha experimentado traumas en la forma de represión, traición e invasión.

Como resultado de este trauma nuestra esencia y dones naturales se cubrieron por una capa de vergüenza y se paralizaron con miedo o rigidez. En vez de confiar, vivimos desconfiando, en vez de relajarnos vivimos tensos y nuestra inocencia se cubre con defensas y estrategias de sobrevivencia.

REGRESIÓN A LA INFANCIA

A pesar de que vivimos en un cuerpo adulto, también hay un aspecto de nuestra conciencia que es como un niño, y es la que llamamos “la parte infantil, el niño/niña interiores”. Vive lado a lado con nuestro “adulto funcional”. Normalmente nos la arreglamos para esconder esta parte, incluso de nosotros mismos, pero en situaciones de estrés, decepción, dolor, miedo o frustración, esta parte nuestra se hará presente y con frecuencia provocará que nos portemos como niños. Para trabajar con alguien o poder mantener una relación, cualquier relación, necesitamos desarrollar un entendimiento y aprender a contener esta parte infantil.

En esencia, el niño, la niña, es solo espontaneidad, inocencia, ganas de jugar, curiosidad, y entusiasmo natural. Si hubiésemos recibido de niños este amor y apoyos incondicionales que necesitábamos, esta espontaneidad y energía permanecerán intactas.

Pero este espacio natural es cubierto con un profundo miedo, casi pánico, como resultado directo del abuso y los traumas que vivimos de niños. Debido a esto es que nuestr@ niñ@ vive en desconfianza, frecuentemente derrumbándose, aislándose, sintiendo vergüenza y shock y con una inmensa falta de confianza y amor a sí mism@.

Esta historia inicia cuando nacemos, o incluso desde el vientre. En ese momento, solo tenemos un círculo y este representa nuestra esencia.

Guarda esas cualidades y dones básicos con los que todos nacemos. Algunas son universales tales como el ser amorosos, el gozo, entusiasmo, vitalidad, confianza, curiosidad.

Otras son totalmente únicas y especiales de cada quien.

Vulnerabilidad herida
Al pasar los años, la historia se complica.
Por muchas situaciones que todos vamos pasando, en casa, en la escuela, familia, amigos, etc. Nuestra inocencia se daña poco a poco, nuestra confianza se vuelve desconfianza, nuestra espontaneidad y curiosidad se llena de miedo y precaución y perdemos mucha de nuestra vitalidad original, y nuestra confianza se convierte en duda e inseguridad.
Nuestra esencia se cubre con una capa de dolor, desconfianza, vergüenza y miedo. Nos llenamos de inseguridad profunda, sentimientos de no valía. Miedo e incluso congelamiento y un dolor profundo.

Cuando un niño, una niña no es tratad@ con amor y respeto, llega un momento en que cree que eso es lo que merece.
Cuando l@s niñ@s no reciben apoyo en desarrollar sus habilidades naturales pierden el amor a sí mism@s y la confianza en las personas, y pueden llegar a pensar que este mundo es hostil y peligroso.

Un niño, una niña, no puede ver que son los padres, o cuidadores los que tienen el problema, ell@s se culpan.

Al final empezamos a creer que estamos defectuos@s, dañad@s, y que no merecemos amor o respeto.

Dado todo este dolor, inseguridad y miedo que llevamos en esta capa de en medio, hemos construido una capa para cubrir todos estos dolorosos sentimientos.

Esto es lo que llamamos “La capa de protección”.
Esta capa de protección es nuestra armadura. Nos ayudó ya que fue nuestra sobrevivencia.
Es bueno saber que podemos protegernos cuando lo necesitamos y que podemos evitar personas o situaciones que son poco sanas o dañinas. Pero el problema es que esta capa nos mantiene alejad@s de nuestra esencia, de nuestro verdadero Ser.
Desafortunadamente nuestra protección ya no es una elección consciente basada en situaciones de nuestra vida presente.
Se ha vuelto inconsciente, habitual y automática.
Está basada en lo que proyectamos en nuestras vidas presentes por causa de experiencias en el pasado.
Vivimos en la capa de protección como robots, reaccionando a la vida, a las personas y a las situaciones actuales desde las improntas del pasado. No estamos viendo la vida, las personas o incluso a nosotr@s claramente.
Desde la protección, convertimos nuestras vidas en un pleito, un acto de complacencia, ceder todo el tiempo, un drama y una tragedia.

Mientras no nos hagamos conscientes y aprendamos a des identificarnos de la parte herida, trabajando con ella, cultivemos al adulto, adulta san@, depuremos nuestras creencias, seguiremos tomad@s por esa parte inmadura y atorad@s en el pasado, esto nos impide vivir en el aquí y ahora y responder a la vida de manera consciente y asertiva.

Las heridas emocionales son la consecuencia de no haber sido satisfech@s en nuestras necesidades a lo largo de nuestro desarrollo al cien por ciento. Estas necesidades siempre están presentes en nuestra vida pero hay unas que se muestran como las más importantes de acuerdo a la etapa que el niño, la niña viven.

Hablamos de 5 heridas: 

La primera necesidad es de pertenencia. El bebé necesita sentir que pertenece, que es bienvenid@ y que está esta segur@ con los padres, el hogar a donde llegó.
La herida es no sentirse desead@ y segur@. “Niñ@ rechazad@”

La segunda necesidad es la sensación de ser amad@, vist@, apapachad@.
La herida nace de la profunda experiencia de sentir que nadie te quiere, sentir soledad, abandono y que a nadie le importas.”Niñ@ abandonad@”

La tercera necesidad es sentir la libertad de ser, la autonomía, el “yo puedo”.
La herida es sentirse manipulad@, el miedo a verse débil, el ser traicionad@.
“Niñ@ traicionad@”

La cuarta necesidad es mi ser único y el sentirme amad@ y aceptad@ en esa unicidad.
La herida es la profunda sensación de insuficiencia, deficiencia, de ser inadecuad@s, y de que somos fundamentalmente incorrect@s. “Niñ@ avergonzad@”

La quinta necesidad es poder expresar los impulsos sexuales y creativos de una forma espontánea. Aceptación de la sexualidad y de los éxitos y fracasos por igual.

La herida es haber sido condicionad@ y sentirse reconocid@ y valorad@ solo por los logros y el hacer y no por el simple ser. Esto provoca un gran miedo a fallar y la compulsión del perfeccionismo.   Y ante la no aceptación de la sexualidad se crean conflictos con ella y miedo a la entrega. “Niñ@ bien portad@”



fuente: marthadebayle.com

Energía, tu poder

Para todos aquellos que sienten que ya no dan una, ni con la chamba, ni con la familia, pero ni con la pareja y ni con ustedes mismos.

¿Qué pasa con la energía?
La energía es la huella digital del alma y cada uno de nosotros tiene una frecuencia única.
La energía: uno de los grandes misterios de la vida
La sientes, la sabes, te afecta, te bloquea o te motiva, no la puedes ignorar
Gracias a ella te levantas por las mañanas, trabajas, produces, disfrutar y descansas.
Asimismo hay diferentes campos de energía en casa persona, lugar, grupo o familia
Cada persona emite un tipo de energía diferente de acuerdo a su estado de ánimo, humor, pensamientos y emociones.
Hay gente con tanta energía que la contagia y hay otros que son como vampiros, estás con ellos y parece que nos succionan la energía.

Energía y vibración
La energía es una fuerza y contiene información
Observa en qué frecuencia resuenas. Dicha frecuencia atrae como magneto a otras frecuencias similares.
¿Qué emergía emanas tú? Todos nos conectamos e intercambiamos energía de manera constante. Esto afectará para bien o para mal, a tu familia, tus espacios, tu trabajo, y por supuesto, a tu salud.
La energía que emanas siempre regresa a ti
El universo no nos da lo que queremos, nos da lo que vibramos
Cuando vives en el amor, la gratitud y el aprecio vibras en una frecuencia armoniosa
Se requieren 16 segundos para conectarte vibracionalmente con aquello en lo que te enfocas.

Las energías
Energía física
Se refleja en tu rendimiento, fuerza y resistencia. Si haces ejercicio, por ejemplo, corres maratones, levantas pesas, etc, es probable que tu energía se encuentre en buenas condiciones.

Energía emocional
Esta depende de la calidad en tus relaciones, de tu estabilidad y flexibilidad emocional, de tu forma de ver la vida positiva o negativa, de la capacidad de auto-regular tus emociones o bien, si te sientes o no rebasado en el trabajo.

Energía mental
Se refleja en tu flexibilidad para aceptar nuevas ideas, en la capacidad de atención que tengas, en tu memoria, en tu capacidad de análisis, en la habilidad para enfocarte en algo, o bien, de aceptar o incorporar distintos puntos de vista
Desde una perspectiva metafísica, cada experiencia comienza con un pensamiento y cuando cambias tu pensamiento, tu experiencia cambia.

Energía espiritual
Esta energía refleja tu nivel de conciencia y qué tanto deseas y te comprometes a expandirla, en buscar la verdad, ser congruente con tus valores y creencias, en ser tolerante y flexible con las creencias de otros.

Energía del retorno
La percibimos como una fuerza que sana con sólo estar en la naturaleza, en contacto con el aire, la tierra, el agua y el sol. Asimismo, es el clima que generamos de manera colectiva, por ejemplo en una cosa, oficina, ciudad, país o planeta y que nos afecta a nivel energético y emocional más de lo que imaginamos.

  • Tips
  • Recuerda que el mundo cambia de acuerdo a cómo te sientes
  • Cuando tu corazón está en un estado de coherencia más de mil cosas buenas suceden en tus sistemas
  • Cuando la mente secuestra tu energía emocional, gobierna tu vida
  • Expresa tus emociones
  • Los primeros pensamientos del día marcan la energía con la cual vivirás la jornada entera
  • Cuando te enojes, haz una pausa para encontrar el punto neutral dentro de ti, tener claridad mental y detener los efectos nocivos de cortisol
  • La gente no te hace cosas, hace cosas y tú decides si te afecta o no
  • No te quejes. Además de que terminarás solo avanzas hacia el lado opuesto de lo que sí quieres que suceda
  • La calidad de vida emocional depende de las conversaciones incómodas que estés dispuesto a tener.
  • Cuando tienes claras las prioridades de tu vida y éstas son la familia y los amigos, te puedes considerar una persona rica
  • Sacrificarte por algo nunca funciona; tarde o temprano pasa la factura, principalmente a tu salud.
  • La vida es individual; una cosa es acompañar y otra es cargar
  • Detente, respira y agradece.

fuente: Libro: Energía, tu poder por Gaby Vargas
Comunicadora. Autora de más de quince libros sobre bienestar, superación personal, desarrollo humano, autoestima y salud, todos betsellers.

El papá que cuida a su bebé no está ayudando a la madre, está ejerciendo la paternidad.

Muchas veces solemos decir que nuestra pareja o el papa de nuestro hijo nos está ayudando al darle de comer al bebe, de cambiarle el pañal, de bañarlo o de jugar con él, pero el caso es que no es así. ¿Cuántas veces no hemos escuchado a una madre diciendo que su esposo la está ayudando con él bebe? Y es que al decir esto da a entender que toda la responsabilidad y cuidado del bebe es solo de la madre.

El padre no es solo aquel que ´ayuda¨ o que colabora con las cosas del bebe, sino es ese padre que está presente en la vida de sus hijos. Son aquellos que los atienden, que se develan cuando el niño llora o tiene hambre y que se encargan de cuidar a la personas más importantes en su vida, sus hijos.

Un padre siempre estará al lado de sus hijos sin importar cual sea la situación. Lo importante es tener ese afecto y compañía que solo los padres pueden darle a pequeño, recordando siempre que un hijo es una bendición.

Si el padre está totalmente involucrado con sus hijos, pero tú sigues diciendo que el ayuda lo que estás haciendo es darle merito a su papel de padre. Es hora de cambiar esa frase porque simplemente está ejerciendo su rol de papá, un rol muy hermoso.

El ejercer la paternidad no es simplemente cumplir con la parte económica o estar a momentos con los hijos. El cerebro de los hombres también cambia después de la llegada del bebe, es que gracias a estudios científicos donde se comprueba el impacto que tiene la madre en el desarrollo de los hijos pero lo triste es que a penas en la actualidad es que se está evaluando sobre el vínculo del padre.

Su cuerpo también sufre cambios

Es que si un hombre ejerce el rol activo en el cuidado de su bebe, experimenta el mismo cambio cerebral que el de las madres. Los investigadores se pudieron dar cuenta que al pasar los tres meses del nacimiento del bebe, se produce un crecimiento en las áreas relacionadas con la parte sentimental.

Hasta se pudo conocer que estos padres que padecen estos cambian tienen menos probabilidad de sufrir depresiones. El nivel de la hormona oxitócina, también conocida como la hormona del amor va en aumento al igual que sucede con la madre.

El papá puede sentir poco a poco como su pequeño hijo lo reconoce, le da señales de cariño y se alegra al escuchar su voz al igual que la de la mamá. Ser padre es una de las mejores experiencia que la vida te puede regalar en donde ese vinculo tan hermoso nunca se romperá cuando se ama de verdad.

Todo esto quiere decir que el padre fácilmente puede relacionarse con sus hijos al mismo nivel emocional que la madre. Los padres que tienen un comportamiento menos cálido y amoroso con sus hijos y son distantes si afectan el desarrollo de sus hijos.

Esto quiere decir que cuando los hijos sientes frialdad y distancia de sus padres, se sienten rechazados, y estos niños experimentan signos de ansiedad e inseguridad. A demás que también pueden tener actitudes agresivas al paso en que crecen, y es algo que en parte preocupa mucho a los psicólogos y pone en alerta a los futuros padres.

En conclusión

Un hijo siempre de be estar en un ambiente de amor y armonía. Los padres deben entender que es una hermosa responsabilidad en donde ambos juegan un papel muy importante en la vida del pequeño. Los pequeños ven, escuchan y aprenden muy rápido, tratando de repetir todo lo que ven o escuchan.

Los hijos son como pequeñas esponjas por eso los padres deben recordar que viviendo en un hogar de amor el niño se desarrollará plenamente.

Los padres no deberían asumir un papel secundario en la vida de sus hijos, sino todo lo contrario. Todo esto indica que no importa si la madre o el padre asumen su papel, sino que sean amorosos, aceptación y la comprensión por parte de ambos. Hay que dejar atrás las diferencias de género que lo que necesitamos es la crianza de nuestros hijos sea de una manera saludable y amorosa.

fuente: 
http://okmamas.com

Hiperpaternidad: cuando los padres temen a sus hijos

Resultado de imagen para niño y padre con miedo

Hiperpaternidad: Se trata de un modelo de crianza contraproducente, pues da el control a los niños sobre los padres. Y son estos últimos los que pasan el mando a los niños, consintiendo sus malas conductas y redimiéndolos con la justificación de que “son niños”.

Lamentablemente, la autoridad de los padres queda menoscabada, ya que estos sienten que retar o disciplinar les causará molestia a los “pequeños reyes”. Es como si tuviesen que pedirles permiso antes de corregirlos.

¿En qué consiste la hiperpaternidad?

La hiperpaternidad está muy relacionada con la sobreprotección; los papás quieren evitar a toda costa que los niños se aburran y que tomen decisiones responsables. Saben de memoria cómo deberían educar a los niños, pero se valen de excusas para no hacerlo, y no toleraran que otros adultos sean más firmes con sus hijos, sin importar las consecuencias de su comportamiento.

Tristemente, la figura materna o paterna termina desapareciendo. Los hijos comen lo que quieren, a la hora que quieren; son ellos los que eligen qué hacer y dónde hacerlo… cuando se cansan de llorar en los brazos de sus progenitores se pasan a su cama, desplazando incluso a mamá o papá, quienes tiene que dormir en otro lado. Terminan usando el llanto como manipulación y los papás ceden, todo para evitar decir la palabra “no”.

¿A qué se debe?

Estos papás se sienten mal por no estar al lado de los hijos todo el tiempo, pero se van al otro extremo al tratar de controlarlos a distancia. Al superprotegerlos, terminan asfixiando a sus retoños, sin darles la posibilidad de ser seres autónomos ni madurar adecuadamente.

El comportamiento de los niños pasa a ser el de verdaderos déspotas, ya que se acostumbran a que los padres harán todo por ellos. Por lo tanto, exigen de los demás sin pedir por favor, encontrando muy difícil tolerar cualquier frustración. Detrás de esa coraza se esconde el miedo, ya que temen a lo desconocido: a cruzar la calle solos, a pedir una indicación a otra persona si se pierden, etc. Y las consecuencias no son positivas, ya que se convierten en adolescentes retraídos, sin creer en sus propias capacidades.

La constante estimulación, la falta de tiempo y tener todo al alcance hacen que este modelo de educación monitoreada a distancia –evitándoles a los niños cualquier esfuerzo– bloquee el desarrollo de los hijos, sin que puedan ser conscientes de sí mismos y del mundo que les rodea, disminuyendo su sentido de responsabilidad.

Un doble mensaje

Cuando los padres actúan de este modo, transmiten un mensaje confuso a sus hijos: por un lado les piden que crezcan y se comporten de acuerdo a su edad, pero por otro se les ofrece una mamadera cuando ya son capaces de beber en taza; se les mete un chupete en la boca cuando necesitan expresar sus necesidades; se les lleva en cochecito cuando pueden correr por el parque. Al crecer, cuando están listos para desarrollar una habilidad y no la logran ejecutar, se resiente su maduración psíquica.

Como el niño es tratado como un bebé, en vez de progresar, se infantiliza. Y luego, se le está pidiendo que dé su opinión, dejándolo aún más confundido. Ya en la adolescencia, los padres los estimulan a tomar clases particulares de inglés, de música, de ciencias, pero descuidan los quehaceres domésticos en los que deben colaborar, responsabilidades tan básicas como hacer su cama o poner la mesa. Se trata de una contradicción gigante entre la teoría y la práctica que merma su independencia y su autoestima. En realidad, el amor propio de los padres también es afectado, una vez que los hijos toman malas decisiones y se confirma su mayor temor: ser malos padres.

¿Qué se puede hacer?

Se deben fijar normas desde el principio. Si los papás dudan respecto a la mejor manera de ejercer su rol, pueden seguir una pauta de crianza recomendada y ser responsables al cumplirla.

El pequeño debe comprender que el amor de los papás no significa permisividad. Con el pasar de los años, aprenderá que madurar implica superar desafíos, sufriendo a veces. No deben olvidar que educar es dirigir a los hijos, encaminarlos para que desarrollen habilidades, valores, modales, respetando siempre la autoridad de quienes se la merecen.

Se ha demostrado que la falta de autoridad y de apoyo causa frustración e inseguridad, incluso una sensación de abandono. Si los padres no proveen esta figura autoritaria, la terminarán buscando en otra parte.

Los niños no son capaces de educarse solos, requieren de adultos responsables que los críen coherentemente, con dedicación y tiempo, enseñándoles con su ejemplo. De esta manera aprenderán que todo ser humano tiene derechos y deberes, y que cada acto tiene una consecuencia; sólo con esfuerzo y capacidades desarrolladas llegarán a ser adultos competentes y autónomos. Más que hacer solamente lo que amamos, la persona debe aprender a amar lo que hace, y son los padres los que mejor pueden enseñar a sus hijos a desempeñarse en la vida real, libres de caprichos.

Síndrome de Alienación Parental, una forma de maltrato infantil después de un divorcio.

El llamado Síndrome de Alienación Parental (SAP) es un conjunto de síntomas que son consecuencia del uso de diferentes estrategias negativas por parte de uno de los padres, en las que ejerce influencia en el pensamiento de los hijos con la intención de destruir la relación con papá o mamá. Seguir leyendo Síndrome de Alienación Parental, una forma de maltrato infantil después de un divorcio.