Archivos de la categoría Niños

Energía, tu poder

Para todos aquellos que sienten que ya no dan una, ni con la chamba, ni con la familia, pero ni con la pareja y ni con ustedes mismos.

¿Qué pasa con la energía?
La energía es la huella digital del alma y cada uno de nosotros tiene una frecuencia única.
La energía: uno de los grandes misterios de la vida
La sientes, la sabes, te afecta, te bloquea o te motiva, no la puedes ignorar
Gracias a ella te levantas por las mañanas, trabajas, produces, disfrutar y descansas.
Asimismo hay diferentes campos de energía en casa persona, lugar, grupo o familia
Cada persona emite un tipo de energía diferente de acuerdo a su estado de ánimo, humor, pensamientos y emociones.
Hay gente con tanta energía que la contagia y hay otros que son como vampiros, estás con ellos y parece que nos succionan la energía.

Energía y vibración
La energía es una fuerza y contiene información
Observa en qué frecuencia resuenas. Dicha frecuencia atrae como magneto a otras frecuencias similares.
¿Qué emergía emanas tú? Todos nos conectamos e intercambiamos energía de manera constante. Esto afectará para bien o para mal, a tu familia, tus espacios, tu trabajo, y por supuesto, a tu salud.
La energía que emanas siempre regresa a ti
El universo no nos da lo que queremos, nos da lo que vibramos
Cuando vives en el amor, la gratitud y el aprecio vibras en una frecuencia armoniosa
Se requieren 16 segundos para conectarte vibracionalmente con aquello en lo que te enfocas.

Las energías
Energía física
Se refleja en tu rendimiento, fuerza y resistencia. Si haces ejercicio, por ejemplo, corres maratones, levantas pesas, etc, es probable que tu energía se encuentre en buenas condiciones.

Energía emocional
Esta depende de la calidad en tus relaciones, de tu estabilidad y flexibilidad emocional, de tu forma de ver la vida positiva o negativa, de la capacidad de auto-regular tus emociones o bien, si te sientes o no rebasado en el trabajo.

Energía mental
Se refleja en tu flexibilidad para aceptar nuevas ideas, en la capacidad de atención que tengas, en tu memoria, en tu capacidad de análisis, en la habilidad para enfocarte en algo, o bien, de aceptar o incorporar distintos puntos de vista
Desde una perspectiva metafísica, cada experiencia comienza con un pensamiento y cuando cambias tu pensamiento, tu experiencia cambia.

Energía espiritual
Esta energía refleja tu nivel de conciencia y qué tanto deseas y te comprometes a expandirla, en buscar la verdad, ser congruente con tus valores y creencias, en ser tolerante y flexible con las creencias de otros.

Energía del retorno
La percibimos como una fuerza que sana con sólo estar en la naturaleza, en contacto con el aire, la tierra, el agua y el sol. Asimismo, es el clima que generamos de manera colectiva, por ejemplo en una cosa, oficina, ciudad, país o planeta y que nos afecta a nivel energético y emocional más de lo que imaginamos.

  • Tips
  • Recuerda que el mundo cambia de acuerdo a cómo te sientes
  • Cuando tu corazón está en un estado de coherencia más de mil cosas buenas suceden en tus sistemas
  • Cuando la mente secuestra tu energía emocional, gobierna tu vida
  • Expresa tus emociones
  • Los primeros pensamientos del día marcan la energía con la cual vivirás la jornada entera
  • Cuando te enojes, haz una pausa para encontrar el punto neutral dentro de ti, tener claridad mental y detener los efectos nocivos de cortisol
  • La gente no te hace cosas, hace cosas y tú decides si te afecta o no
  • No te quejes. Además de que terminarás solo avanzas hacia el lado opuesto de lo que sí quieres que suceda
  • La calidad de vida emocional depende de las conversaciones incómodas que estés dispuesto a tener.
  • Cuando tienes claras las prioridades de tu vida y éstas son la familia y los amigos, te puedes considerar una persona rica
  • Sacrificarte por algo nunca funciona; tarde o temprano pasa la factura, principalmente a tu salud.
  • La vida es individual; una cosa es acompañar y otra es cargar
  • Detente, respira y agradece.

fuente: Libro: Energía, tu poder por Gaby Vargas
Comunicadora. Autora de más de quince libros sobre bienestar, superación personal, desarrollo humano, autoestima y salud, todos betsellers.

El papá que cuida a su bebé no está ayudando a la madre, está ejerciendo la paternidad.

Muchas veces solemos decir que nuestra pareja o el papa de nuestro hijo nos está ayudando al darle de comer al bebe, de cambiarle el pañal, de bañarlo o de jugar con él, pero el caso es que no es así. ¿Cuántas veces no hemos escuchado a una madre diciendo que su esposo la está ayudando con él bebe? Y es que al decir esto da a entender que toda la responsabilidad y cuidado del bebe es solo de la madre.

El padre no es solo aquel que ´ayuda¨ o que colabora con las cosas del bebe, sino es ese padre que está presente en la vida de sus hijos. Son aquellos que los atienden, que se develan cuando el niño llora o tiene hambre y que se encargan de cuidar a la personas más importantes en su vida, sus hijos.

Un padre siempre estará al lado de sus hijos sin importar cual sea la situación. Lo importante es tener ese afecto y compañía que solo los padres pueden darle a pequeño, recordando siempre que un hijo es una bendición.

Si el padre está totalmente involucrado con sus hijos, pero tú sigues diciendo que el ayuda lo que estás haciendo es darle merito a su papel de padre. Es hora de cambiar esa frase porque simplemente está ejerciendo su rol de papá, un rol muy hermoso.

El ejercer la paternidad no es simplemente cumplir con la parte económica o estar a momentos con los hijos. El cerebro de los hombres también cambia después de la llegada del bebe, es que gracias a estudios científicos donde se comprueba el impacto que tiene la madre en el desarrollo de los hijos pero lo triste es que a penas en la actualidad es que se está evaluando sobre el vínculo del padre.

Su cuerpo también sufre cambios

Es que si un hombre ejerce el rol activo en el cuidado de su bebe, experimenta el mismo cambio cerebral que el de las madres. Los investigadores se pudieron dar cuenta que al pasar los tres meses del nacimiento del bebe, se produce un crecimiento en las áreas relacionadas con la parte sentimental.

Hasta se pudo conocer que estos padres que padecen estos cambian tienen menos probabilidad de sufrir depresiones. El nivel de la hormona oxitócina, también conocida como la hormona del amor va en aumento al igual que sucede con la madre.

El papá puede sentir poco a poco como su pequeño hijo lo reconoce, le da señales de cariño y se alegra al escuchar su voz al igual que la de la mamá. Ser padre es una de las mejores experiencia que la vida te puede regalar en donde ese vinculo tan hermoso nunca se romperá cuando se ama de verdad.

Todo esto quiere decir que el padre fácilmente puede relacionarse con sus hijos al mismo nivel emocional que la madre. Los padres que tienen un comportamiento menos cálido y amoroso con sus hijos y son distantes si afectan el desarrollo de sus hijos.

Esto quiere decir que cuando los hijos sientes frialdad y distancia de sus padres, se sienten rechazados, y estos niños experimentan signos de ansiedad e inseguridad. A demás que también pueden tener actitudes agresivas al paso en que crecen, y es algo que en parte preocupa mucho a los psicólogos y pone en alerta a los futuros padres.

En conclusión

Un hijo siempre de be estar en un ambiente de amor y armonía. Los padres deben entender que es una hermosa responsabilidad en donde ambos juegan un papel muy importante en la vida del pequeño. Los pequeños ven, escuchan y aprenden muy rápido, tratando de repetir todo lo que ven o escuchan.

Los hijos son como pequeñas esponjas por eso los padres deben recordar que viviendo en un hogar de amor el niño se desarrollará plenamente.

Los padres no deberían asumir un papel secundario en la vida de sus hijos, sino todo lo contrario. Todo esto indica que no importa si la madre o el padre asumen su papel, sino que sean amorosos, aceptación y la comprensión por parte de ambos. Hay que dejar atrás las diferencias de género que lo que necesitamos es la crianza de nuestros hijos sea de una manera saludable y amorosa.

fuente: 
http://okmamas.com

Hiperpaternidad: cuando los padres temen a sus hijos

Resultado de imagen para niño y padre con miedo

Hiperpaternidad: Se trata de un modelo de crianza contraproducente, pues da el control a los niños sobre los padres. Y son estos últimos los que pasan el mando a los niños, consintiendo sus malas conductas y redimiéndolos con la justificación de que “son niños”.

Lamentablemente, la autoridad de los padres queda menoscabada, ya que estos sienten que retar o disciplinar les causará molestia a los “pequeños reyes”. Es como si tuviesen que pedirles permiso antes de corregirlos.

¿En qué consiste la hiperpaternidad?

La hiperpaternidad está muy relacionada con la sobreprotección; los papás quieren evitar a toda costa que los niños se aburran y que tomen decisiones responsables. Saben de memoria cómo deberían educar a los niños, pero se valen de excusas para no hacerlo, y no toleraran que otros adultos sean más firmes con sus hijos, sin importar las consecuencias de su comportamiento.

Tristemente, la figura materna o paterna termina desapareciendo. Los hijos comen lo que quieren, a la hora que quieren; son ellos los que eligen qué hacer y dónde hacerlo… cuando se cansan de llorar en los brazos de sus progenitores se pasan a su cama, desplazando incluso a mamá o papá, quienes tiene que dormir en otro lado. Terminan usando el llanto como manipulación y los papás ceden, todo para evitar decir la palabra “no”.

¿A qué se debe?

Estos papás se sienten mal por no estar al lado de los hijos todo el tiempo, pero se van al otro extremo al tratar de controlarlos a distancia. Al superprotegerlos, terminan asfixiando a sus retoños, sin darles la posibilidad de ser seres autónomos ni madurar adecuadamente.

El comportamiento de los niños pasa a ser el de verdaderos déspotas, ya que se acostumbran a que los padres harán todo por ellos. Por lo tanto, exigen de los demás sin pedir por favor, encontrando muy difícil tolerar cualquier frustración. Detrás de esa coraza se esconde el miedo, ya que temen a lo desconocido: a cruzar la calle solos, a pedir una indicación a otra persona si se pierden, etc. Y las consecuencias no son positivas, ya que se convierten en adolescentes retraídos, sin creer en sus propias capacidades.

La constante estimulación, la falta de tiempo y tener todo al alcance hacen que este modelo de educación monitoreada a distancia –evitándoles a los niños cualquier esfuerzo– bloquee el desarrollo de los hijos, sin que puedan ser conscientes de sí mismos y del mundo que les rodea, disminuyendo su sentido de responsabilidad.

Un doble mensaje

Cuando los padres actúan de este modo, transmiten un mensaje confuso a sus hijos: por un lado les piden que crezcan y se comporten de acuerdo a su edad, pero por otro se les ofrece una mamadera cuando ya son capaces de beber en taza; se les mete un chupete en la boca cuando necesitan expresar sus necesidades; se les lleva en cochecito cuando pueden correr por el parque. Al crecer, cuando están listos para desarrollar una habilidad y no la logran ejecutar, se resiente su maduración psíquica.

Como el niño es tratado como un bebé, en vez de progresar, se infantiliza. Y luego, se le está pidiendo que dé su opinión, dejándolo aún más confundido. Ya en la adolescencia, los padres los estimulan a tomar clases particulares de inglés, de música, de ciencias, pero descuidan los quehaceres domésticos en los que deben colaborar, responsabilidades tan básicas como hacer su cama o poner la mesa. Se trata de una contradicción gigante entre la teoría y la práctica que merma su independencia y su autoestima. En realidad, el amor propio de los padres también es afectado, una vez que los hijos toman malas decisiones y se confirma su mayor temor: ser malos padres.

¿Qué se puede hacer?

Se deben fijar normas desde el principio. Si los papás dudan respecto a la mejor manera de ejercer su rol, pueden seguir una pauta de crianza recomendada y ser responsables al cumplirla.

El pequeño debe comprender que el amor de los papás no significa permisividad. Con el pasar de los años, aprenderá que madurar implica superar desafíos, sufriendo a veces. No deben olvidar que educar es dirigir a los hijos, encaminarlos para que desarrollen habilidades, valores, modales, respetando siempre la autoridad de quienes se la merecen.

Se ha demostrado que la falta de autoridad y de apoyo causa frustración e inseguridad, incluso una sensación de abandono. Si los padres no proveen esta figura autoritaria, la terminarán buscando en otra parte.

Los niños no son capaces de educarse solos, requieren de adultos responsables que los críen coherentemente, con dedicación y tiempo, enseñándoles con su ejemplo. De esta manera aprenderán que todo ser humano tiene derechos y deberes, y que cada acto tiene una consecuencia; sólo con esfuerzo y capacidades desarrolladas llegarán a ser adultos competentes y autónomos. Más que hacer solamente lo que amamos, la persona debe aprender a amar lo que hace, y son los padres los que mejor pueden enseñar a sus hijos a desempeñarse en la vida real, libres de caprichos.

Síndrome de Alienación Parental, una forma de maltrato infantil después de un divorcio.

El llamado Síndrome de Alienación Parental (SAP) es un conjunto de síntomas que son consecuencia del uso de diferentes estrategias negativas por parte de uno de los padres, en las que ejerce influencia en el pensamiento de los hijos con la intención de destruir la relación con papá o mamá. Seguir leyendo Síndrome de Alienación Parental, una forma de maltrato infantil después de un divorcio.

Los 4 retos más difíciles de un niño en la escuela

odio-la-escuela1Para la mayoría de las mamás, el éxito escolar de su hijo significa tener buenas calificaciones, que sepa leer, escribir y no repruebe. También se suele creer que va por buen camino cuando no hay llamadas de la escuela para avisar que el niño tiene un problema de conducta. Sin embargo, Seguir leyendo Los 4 retos más difíciles de un niño en la escuela