Archivos de la categoría Psicólogia

Psicología: una ciencia necesaria para la vacunación

Los psicólogos han estado rastreando las actitudes de vacunación desde la primavera de 2020, tratando de comprender quién duda en recibir una vacuna COVID-19 y por qué. Las encuestas nacionales en USA mostraron un panorama prometedor cuando comenzó el lanzamiento de la vacuna: el 63% expresó su disposición a fines de noviembre (Gallup, 2020). Una encuesta de la Fundación de la Familia Henry J. Kaiser realizada en diciembre situó la disposición a vacunarse en un 71% (KFF COVID-19 Vaccine Monitor, 2020). Sin embargo, la investigación también sugiere que la aceptación se distribuye de manera desigual. El proyecto de monitorización de vacunas COVID-19 en curso de Kaiser encuentra brechas constantes entre los grupos. Los más propensos a dudar son los republicanos, las personas de 30 a 49 años, los estadounidenses de zonas rurales y los estadounidenses de raza negra. Quienes más probablemente se entusiasmarán son los demócratas, las personas mayores de 65 años, las personas con educación universitaria y las personas con problemas de salud importantes.

Los psicólogos y otros científicos del comportamiento están trabajando para informar los esfuerzos de comunicación en torno a la vacuna.

Por ejemplo, muchos de los que están ansiosos por vacunarse pueden sentirse tentados a avergonzar a los que tienen preguntas o dudan. Pero la investigación muestra que los mensajes emocionales positivos, como el altruismo y la esperanza, son más efectivos que los negativos para fomentar la vacunación (Chou, W. S. y Budenz, A., Health Communication, Vol. 35, No. 14, 2020).

R. (2021, 24 marzo). Psicología: una ciencia necesaria para la vacunación. Sdemocional. https://sdemocional.org/psicologia_vacuna/

Regreso de niñas y niños a clases será benéfico para la salud psicológica

La doctora Norma Alicia Ruvalcaba Romero, jefa del Departamento de Psicología Aplicada, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), calificó como deseable que niños y niñas vuelvan a la escuela y recuperen lo que paulatinamente consideraban como perdido, como ver a otras personas fuera del núcleo familiar; y también la interacción directa con sus pares y compañeros, que muchos dejaron pausado debido a las medidas de aislamiento.

Indicó que la decisión final estará a cargo de expertas y expertos que también tomen en cuenta otros aspectos como el epidemiológico, y no sólo el psicológico.

Al ser entrevistada con motivo del Día Internacional del Niño y de la Niña, que es celebrado el 30 de abril, añadió que “cuando se dé el regreso a clases va a ser positivo. Las y los menores tienen que volver a clases con cuidado, mesura y consideración hacia los demás niños y niñas, porque no sabemos cómo estén, qué duelos están pasando, qué tan afectados están en niveles de estrés y ansiedad. Es necesario preparar ese regreso con una visión empática y de mucha consideración por las demás personas”.

Describió que el manejo preparatorio podría ser desde casa: mamás y papás podrían crear una conciencia de consideración hacia compañeros y compañeras, y hacia el cuerpo docente, que ayude en un contexto de buen trato y que amortigüe las sensaciones negativas.

La doctora María Guadalupe Covarrubias de la Torre, coordinadora de la Maestría en Psicología Clínica del CUCS, destacó que por la salud psicológica de niñas y niños sería conveniente el regreso a clases, y dio a conocer algunas estrategias para propiciar la comunicación entre niños.

Fuente: https://www.sems.udg.mx/noticias/regreso-de-ninas-y-ninos-clases-sera-benefico-para-la-salud-psicologica 

Las redes sociales y sus efectos psicologicos

En la actualidad las redes sociales tienen una gran repercusión y, en ocasiones, parece que lo que no está en las redes sociales no existe. Además, las redes sociales como Facebook o Twitter tienen efectos psicológicos positivos y negativos en las personas. Hoy en día son pocas las personas que no tienen un perfil en alguna red social, pero el uso que se le da a las redes es diferente de unas personas a otras puesto que depende de motivaciones distintas. Algunas personas utilizan las redes sociales con una finalidad profesional y otras las utilizan simplemente como una diversión, por lo tanto, el tipo de publicaciones es distinto.

En la actualidad Facebook se está utilizando por algunos psicólogos para la detección de trastornos mentales puesto que se ha puesto en evidencia que las actualizaciones de estado, los “me gusta”, las fotos, los comentarios, los grupos a los que se pertenece, los eventos que interesan y otros aspectos de Facebook dicen mucho de las personas y pueden servir de guía para la detección de un trastorno mental. Un estudio reciente de la Universidad de Cambridge en el Reino Unido, ha puesto de manifiesto que se pueden extraer gran cantidad de datos de Facebook para obtener un mejor conocimiento de la salud mental de las personas y detectar casos de esquizofrenia o depresión.  

La pregunta que hay que hacerse es si en las redes sociales mostramos realmente la persona que somos o creamos una identidad ideal que es solo la mejor parte de nosotros mismos. Hay personas que no cuelgan una foto de perfil suya sino de otra persona en las redes, por lo que la imagen, evidentemente, no se corresponde con la realidad y esto da muchas pistas sobre la persona que lo hace. Nuestra foto de perfil aporta mucha información psicológica, por lo tanto. De hecho, es muy habitual que escojamos con mucho cuidado la foto de perfil y el resto de fotos que publicamos en las redes sociales. Por lo tanto, en general existe una voluntad de construir una identidad virtual distinta a la real, una versión mejorada de nosotros mismos.  

Las redes sociales tienen muchos beneficios para las personas, pero también pueden suponer un riesgo si no se utilizan de forma controlada. Algunos de los riesgos son los siguientes:

  • Adicción a las redes sociales. Muchas personas, sobre todo adolescentes, no pueden estar más de un minuto sin consultar las redes sociales y sienten ansiedad cuando no tienen acceso a ellas.
  • Aislamiento. Como decíamos anteriormente, la comunicación que facilitan las redes sociales también puede suponer una forma de aislamiento para algunas personas que se encierran en casa para relacionarse solo a través de Facebook, Twitter u otras redes sociales.
  • Comportamiento antisocial. El hecho de relacionarnos solo en un entorno virtual con otras personas puede producir un comportamiento antisocial.
  • La desconexión de las redes sociales puede producir en personas adictas síntomas de ansiedad y de estrés.

Por lo tanto, es preciso realizar un uso responsable de las redes sociales, aprovechar los aspectos positivos que tienen y controlar los negativos. 

Fuente: Las redes sociales y sus efectos psicológicos | VIU. (s. f.). VIU. Recuperado 22 de junio de 2021, de https://www.universidadviu.com/co/actualidad/nuestros-expertos/las-redes-sociales-y-sus-efectos-psicologicos

 

Dejar ir: Un proceso de cambio y liberación

La vida es transitoria, así como los vínculos que hacemos a lo largo de ella. Los conflictos emocionales pueden desgastar, emplear gran parte de tu tiempo, energía y en ocasiones pueden hacer que pierdas el enfoque para dar solución y continuidad a lo que puedes hacer. ¿Cuántas responsabilidades, preocupaciones o cargas extra llevas sobre ti? ¿Te resulta cómodo llevar ese “peso emocional extra” a todos partes que vas? Quizás podrías aligerar parte de ese peso y así poder fluir más libremente por la vida.

El “dejar ir”, casi siempre es un arduo proceso, aunque sucede de manera natural cuando una persona se percata de que una situación, conducta, persona u objeto ya no cumple con ciertas funciones, entonces se hace una revaloración cognitiva, decidiendo dar un paso adelante. Aunque “dar vuelta a la página de la situación” implique mucho esfuerzo, quizás el dolor de seguir en las mismas circunstancias o con la misma relación pueden ser más grandes incluso que los temores para actuar.  

Puedes “dejar ir”: Recuerdos que te hacen daño, creencias limitantes, conductas, como hábitos no saludables o improductivos, un trabajo que no te satisface, las relaciones tóxicas, temores, las culpas, los “hubiera”, los rencores, incluso cosas que no utilizas y que pueden beneficiar a alguien más. A veces resulta más complejo “dejar ir” a las personas que amas pero que se fueron de alguna manera, aquellas que ya no quieren o pueden estar más contigo.

Fuente: https://www.psicoactiva.com/blog/dejar-ir-un-proceso-de-cambio/ 

El impacto psicológico de la pandemia de COVID-19 en México

La epidemia de COVID-19 tiene características únicas que permiten catalogarla como una crisis humanitaria o como un evento altamente estresante. Existen ya diversas publicacio­nes que reflexionan sobre cómo las personas han vivido esta experiencia y su impacto económico, a la par del psicológico en varios niveles. Aquí se hablará especialmente sobre algunos grupos de alto riesgo, entre los que se encuentran las personas que tenían alguna condición de salud mental previa, sintomatología depresiva, algún trastorno de la ansiedad y problemas con el consumo de sustancias, entre otras.

Se han descrito algunos estresores durante la cuarentena, tanto para las personas en aislamiento voluntario como para aquellas que han estado in­fectadas. Entre más se prolonga el aislamiento voluntario suele ser más es­tresante. Las indicaciones a nivel internacional tienen que ver con intentar reducir, tanto como sea posible, la duración del aislamiento social para evi­tar la aparición de emociones como el aburrimiento y el enojo, así como el incremento de conflictos familiares o la violencia intrafamiliar.

Desde la teoría del estrés, esta emergencia sanitaria siembra en terreno fértil para generar trastornos relacionados con la ansiedad y la depresión, principalmente, esto debido a que es un evento increíble e inesperado, di­fícil de procesar para la población —aunque México tuvo oportunidades para prepararse porque emergió primero en otras partes del mundo. Esta situación puede ser traumática porque representa una amenaza de vida o muerte —muchas personas van a presencialor directamente o a tener noti­cias del fallecimientos de personas cercanas—, y porque la complejidad del evento, en un contexto político y económico particular, puede activar en un grupo de personas la desesperanza y el desencanto en las instituciones.

Fuente: Torija, C. S. T. (2021, 27 mayo). El impacto psicológico de la pandemia de COVID-19 en México. COMECSO. https://www.comecso.com/las-ciencias-sociales-y-el-coronavirus/impacto-psicologico-pandemia-mexico

La importancia de la música en la Psicología

La música es una sucesión de señales acústicas que nuestros oídos recogen y envían al cerebro. Allí se descodifican y se les da significado. Y todo en fracciones de segundo. Pero, para que eso pase, el cerebro involucra a las emociones, que son las encargadas de convertir el sonido en algo comprensible.

La música nos anima, nos relaja, nos entristece, nos alegra… tiene esa capacidad de cambiar nuestro estado de ánimo, es capaz de evocar el núcleo de las estructuras responsables de nuestro universo emocional.

La música es importante en el ámbito de la Psicología, ya que se puede aplicar para ayudar a pacientes que padecen trastornos de sus estructuras cerebrales y que están relacionados con las emociones. A las personas con autismo les es más fácil comunicarse a través de la música, hay pacientes con afasia que no pueden hablar pero sí cantar…

Al escuchar música se activan las aéreas del cerebro que se encargar de la imitación y la empatía, donde están las neuronas-espejos, que actúan reflejando las acciones e intenciones de los otros como si fueran propias. De esta forma, podemos sentir el dolor de otros, su alegría, su tristeza… nos permite compartir sentimientos y emociones.

La música puede comunicar información. Une a las personas, es social. Estos son unos de los grandes poderes de la música. No podríamos haber sobrevivido a lo largo de la evolución sin cooperar ni comunicarnos, sin haber manifestado un comportamiento social con otros individuos. La música hace que nos gustemos más, que estemos más unidos, que confiemos.

Fuente: Punset, E. (s. f.). La importancia de la música en la Psicología. VNIVERSITAT DO VALENCIA. Recuperado 14 de junio de 2021, de https://www.uv.es/master-psicologia-general-sanitaria-pgs/es/blog-1285957292035/GasetaRecerca.html?id=1285969119289

Impacto psicológico ante la vacuna del covid, ¿alegría o temor?

La reciente noticia de que existen varias vacunas contra el Covid con un alto porcentaje de eficacia en fase 3 supone una buenísima noticia para una parte de la población mientras que en algunas personas, suscita recelo e inseguridad. Llama la atención como la alegría y euforia se ha desatado en algunas personas mientras que en otras suscita temor. Y es que, el miedo a las vacunas ha existido desde que se crearon pero, también en este tema, “podemos hablar de una etapa pre-covid y otra post-covid”, comenta la psicóloga clínica, Consuelo Tomás y “es importante que las reacciones no sean desproporcionadas y se ajusten a la realidad del momento  ante este tipo de noticias”.

Hay tres escenarios ante el temor a las vacunas: cabe diferenciar entre las personas que tienen miedo a las inyecciones (y la mayoría de  vacunas son inyectables); las que tienen miedo a las vacunas debido a los posibles efectos secundarios; y las que no tienen miedo a las vacunas pero sí a la del Covid19”, explica Tomás. De una forma u otra, la experta aconseja acoger este anuncio “con cautela, intentando evitar que haya una euforia desmedida”.

Tripanofobia: miedo a las inyecciones y a la sangre

El miedo a las vacunas y a la sangre se denomina tripanofobia. En esta fobia se produce una respuesta bifásica en la que en un primer momento el sistema nervioso autónomo provoca palpitaciones, sudoración y problemas a la hora de respirar, y a continuación, se da una respuesta vasovagal.

Miedo a la vacuna del Covid, causas y consecuencias

Pero, qué sucede cuando el miedo aparece concretamente ante la vacuna de la Covid19. La incertidumbre, con la que convivimos desde hace ocho meses, es un generador de miedo y ansiedad. En esta situación, surgen dudas sobre los efectos secundarios así como si su eficacia está lo suficientemente contrastada dada la celeridad con la que se están realizando las investigaciones. Por ello, la experta incide en la importancia de obtener información veraz procedente de canales sanitarios acreditados que contrarresten los pensamientos y las corrientes ideológicas, en algunos casos, no sustentadas en la ciencia.

El miedo es irracional, “como psicólogos, debemos canalizar estos estados de ansiedad para que las personas aprendan a gestionar la incertidumbre y generar estados emocionales positivos. Sólo así, la persona será capaz de procesar la información de una manera adecuada”. Para Tomás, el paciente debe tomar en consideración varios aspectos en relación a la vacuna del Covid-19: la gran inversión económica y personal que se está realizando en la búsqueda de la vacuna, que todos los fármacos tienen efectos secundarios pero que hay que valorar el coste-beneficio y apunta una máxima y es que “no debemos de confundir lo excepcional con lo habitual.

Fuente: Tomas, C. (s. f.). Impacto psicolÃ3gico ante la vacuna del covid, ¿alegría o temor? – Col·legi Oficial de Psicologia de la Comunitat Valenciana. Colegio Oficial de Psicologia Comunitat Valenciana. Recuperado 14 de junio de 2021, de https://www.cop-cv.org/noticia/13754-impacto-psicologico-ante-la-vacuna-del-covid-alegria-o-temor#.YMd65jYzZQI

¿De verdad el voto es libre? Una mirada desde la psicología

Todos sabemos la enorme cantidad de dinero que se invierte en las campañas políticas y en estratégicas de mercadotécnica para persuadir y convencer y así ganar el voto de la gente.

Hoy, en México habrá jornada electoral en varios estados del país y por eso, la columna del día de hoy va orientada a conocer cómo funciona nuestro cerebro a la hora de elegir a un candidato.

Nuestro cerebro es una máquina de ahorrar energía. Cuando llega el momento de tomar una decisión, y no contamos con la información suficiente para hacerlo, se produce una tensión que hace que recurramos a “atajos”. Hacemos uso de sistemas cognitivos que se basan más en probabilidades e intuiciones que en la lógica y el uso de datos concretos.

Estos atajos, aunque en varias ocasiones pueden ayudarnos a salir del paso, muchas veces facilitan diferentes vías de influencia que eliminan la tensión que conlleva la toma de decisión sin información certera y a la vez, satisface necesidades afectivas.

¿Cuáles son estas vías de influencia?

Los seres humanos crecemos relacionándonos con los demás, y aprendemos desde pequeños a seguir ciertas normas sociales de conducta. Estas normas las hacemos propias, se vuelven parte de nosotros y las usamos para poder a vivir en armonía con los otros, pero también pueden ser utilizadas para influir en nuestras decisiones. Conozcamos algunas de estas “vías de influencia”:

RECIPROCIDAD:

La norma social implícita de reciprocidad hace que cuando tenemos la impresión de que nos están dando algo tendamos a querer retribuirlo de alguna manera.

Cuando nos recibimos un regalo, una atención, o incluso, un comentario positivo acerca de nuestra persona, se genera una sensación de deuda y esto eleva la probabilidad de que accedamos a alguna solicitud.

SIMPATÍA:

Nuestro cerebro tiende a acceder a más peticiones de una persona que nos cae bien y también a atribuirle características que no necesariamente tiene. Existen diferentes formas de generar esta simpatía; por presencia, similitud, asociación, etc.

Cuando percibimos algo que nos gusta de otra persona (su apariencia o su aspecto físico, por ejemplo), generamos una expectativa y lo demás que percibamos de esta persona estará influenciado por esta primera impresión incluso aunque estas características no tengan nada que ver la una con la otra.

Las virtudes de una persona y lo que nos provoca también se puede trasladar otras personas por asociación. Por eso es importante que los candidatos se rodeen de personas con características que la población considere positivas, puede ser por ejemplo una pareja atractiva, un deportista reconocido, una autoridad moral, religiosa, etc.

SEMEJANZA:

Tenemos la tendencia de inclinarnos por personas que tienen semejanza con nosotros o con lo que queremos llegar a ser.

Los candidatos o candidatas con los cuales nos identificamos nos caen mejor. Esta identificación se puede dar por compartir el mismo sexo, religión, grupo étnico, estrato social, costumbres o maneras de hablar, y no necesariamente deben ser características muy notorias sino solo detalles.

Ahora podemos entender porque durante la campaña vemos que los candidatos intentado parecer uno de nosotros.

FAMILIARIDAD:

Retacar la ciudad con la cara y el nombre de un candidato cumple una función importantísima, la de meternos la imagen del candidato y nos parezca alguien conocido y familiar. Muchos estudios arrojaron que tendemos a elegir lo que conocemos, aquello cuyo nombre resuena con más frecuencia. En este sentido, no solo los carteles, sino también los anuncios publicitarios, la exposición de los políticos a los medios o redes sociales cumplen esa función.

AUTORIDAD:

Cuando estamos en situaciones confusas en donde tenemos que tomar alguna decisión importante, los seremos humanos nos inclinamos por “dejarnos aconsejar” por figuras de autoridad.

Esta autoridad puede estar dada por los conocimientos, por ejemplo, un científico reconocido y aunque este científico sea muy bueno en su campo y no saber absolutamente nada de economía o política, su opinión puede influir en las decisiones de la gente.

De esta manera, pensemos en famosos, empresarios, deportistas, periodistas. Ya vimos que podemos traspasar características de una persona u organización a un candidato si estas lo apoyan, pero aquí también influye una obediencia a figuras de autoridad y la influencia de su opinión en la conducta de la gente. A mayor respeto mayor obediencia.

CONFORMIDAD SOCIAL:

Ante situaciones desconocidas, en donde no sabemos cómo actuar, además de considerar a la autoridad, como lo vimos anteriormente, también nos inclinamos a observar el comportamiento de la gente que nos rodea y actuar de la misma manera, es decir, copiamos su conducta. Por otro lado, hacer lo mismo que los demás también responde a una necesidad básica de validación social.

Las estadísticas que vemos durante la campaña no las hacen solo para saber cómo va la contienda. Se hacen publican y curiosamente dependiendo de la encuesta es el candidato que va a la cabeza. Esto “sucede” porque muchos experimentos demostraron que no solo somos capaces de adaptar nuestro juicio a la opinión de la mayoría, sino que también a veces nuestra percepción de las cosas. Esto responde al principio de conformidad social; podemos adaptarnos fácilmente a la opinión de los otros si son mayoría.

LA RESPONSABILIDAD COMPARTIDA Y EL EFECTO ESPECTADOR

Es muy difícil que lleguemos a la acción y nos preocupemos en tomar una decisión si creemos que nuestro voto tiene poca o ninguna importancia en el resultado. Tal vez esto sea porque la sensación de responsabilidad ciudadana se disuelve en muchos millones de personas.

Si se siente que el propio voto tiene un impacto muy bajo en el resultado final, probablemente no se gaste demasiado tiempo o energía en tomar una decisión, lo que genera que bajemos la guardia y quedemos aún más expuestos a ser influenciados y tomar decisiones que nada tienen que ver con la lógica.

Esto fue investigado en psicología bajo el nombre de “efecto espectador”. Cuanto mayor es el número de personas implicadas en la toma de una decisión, menor va a ser la sensación de responsabilidad que se siente, porque ya no hay una relación lineal entre el accionar propio y la probabilidad de obtener un resultado negativo que lleve a un sentimiento de culpa (ahora la culpa es compartida), entonces se genera la ilusión de que alguien más se va a hacer cargo de la situación.

SESGO CONFIRMATORIO:

Percibimos por medio de nuestros sentidos que son nuestro punto de contacto con el ambiente, pero lo que percibimos no es la realidad, sino una “fotografía” que hacemos inconscientemente de ella. Esta fotografía depende de muchas cosas, como nuestra cultura, estado de ánimo, conocimientos previos, contexto, genes y la interacción entre todos ellos en un momento determinado. Con base en eso realizamos interpretaciones de lo que percibimos y lo incorporamos a nuestro sistema de creencias de acuerdo a nuestra información o conocimientos previos. Por esto decimos que la percepción es sesgada, no objetiva. El problema surge cuando creemos que lo que percibimos ES la realidad y se recurre sistemáticamente a estos recortes de manera rígida sin estar abiertos a poder ver las cosas de otra manera.

¿Uno lee los diarios, ve programas de TV o radio que tienden a expresar opiniones opuestas a las propias?

¿Uno escucha con la misma atención o grado de apertura a candidatos de partidos políticos contrarios a los de sus creencias?

¿Pone en duda con la misma intensidad lo que dice el candidato que le cae bien y el que no?

Los seres humanos tenemos necesidad de continuidad y coherencia y muchas veces esto lo encontramos en creencias muy personales difíciles de disolver y que son la base de nuestra personalidad. Cualquier información que vaya en contra de estas creencias, generará tensión y una carga emocional muy grande.

Por varias décadas la psicología ha investigado un sesgo muy común, el sesgo de confirmación: Tendemos a favorecer la información que confirma nuestras teorías y creencias previas y a rechazar aquellas que las contradice.

EN CONCLUSIÓN:

Tal vez hayas estado leyendo esta columna y estar pensando “nada de esto me puede pasar a mí”, sin embargo, esto también es un sesgo. Estas son estrategias de influencia que se utilizan y que ningún experto en marketing político desconoce. Surgen de resultados de estudios y trabajos de investigación en psicología que se han hecho durante mucho tiempo. No olvidemos que las fuentes de influencia se potencian entre sí, y creer que nosotros estamos por encima de toda influencia es lo que más nos va a predisponer a caer, porque bajamos la guardia. Esto sucede todo el tiempo y a todos (no es en vano los millones que se invierten en publicidades).

Al inicio de esta columna mencioné que nuestra mente recurre a atajos cuando debemos tomar decisiones de manera rápida, por lo que comprometernos como ciudadanos a decidir con conciencia se vuelve muy importante. Pensemos por quién vamos a votar y porqué. Decidamos, porque en esa decisión podremos encontrar la libertad.

Como siempre, te dejo un abrazo.

Juan José Díaz / Psicólogo y psicoterapeuta

Fuente: https://lineadirectaportal.com/

La salud mental durante el COVID-19: señales de que su adolescente pudiera necesitar más ayuda

Mental Health During COVID-19: Signs Your Teen May Need More Support

​El estrés, el miedo y la incertidumbre que genera la pandemia del COVID-19 pueden desgastar a cualquiera, pero para los niños y adolescentes puede ser aún más devastadora emocionalmente. 

Preste atención y vigile a su niño con frecuencia por si detecta señales de que está atravesando por momentos difíciles. Y no olvide que su pediatra está listo para atenderlo.

¿Cómo está su niño  enfrentando el estrés durante el COVID-19?

Pídale a su niño que hable sobre cómo se siente. Sentirse deprimido, desesperanzado, ansioso o enojado pueden ser señales de que podría beneficiarse de apoyo adicional durante estos tiempos difíciles.

​Tenga en cuenta que los adolescentes y los adultos jóvenes pueden tratar de esconder sus problemas por miedo, vergüenza​ o sentirse responsables de evitar ser una carga para otros. Los niños más pequeños pueden no saber cómo hablar sobre sus sentimientos, pero pueden mostrar cambios en su comportamiento o desarrollo.

Reconozca las señales de estrés en su niño

Las señales de estrés y dificultades con la salud mental no son las mismas para todos los niños o adolescentes, pero tienen algunos síntomas comunes.

Bebés,  niños pequeños de 1 a 3 años y mayores… 

pueden demostrar reveses en su los progresos de sus  logros del desarrollo. Pueden también tener más problemas con:

  • Irritabilidad  y remilgos, sobresaltos y llantos con mayor frecuencia, y mayor dificultad para consolarlo.
  • Conciliar el sueño y despertarse más durante la noche.
  • Problemas de alimentación tales como succión frentica (pecho o biberón), más reflujo, estreñimiento o heces blandas (diarrea) o quejas nuevas de dolor de estómago.
  • Ansiedad de separación, parece más apegado, retraído o vacilante de explorar.
  • Golpea, se frustra, muerde o tiene berrinches con más frecuencia o más intensos.
  • Moja la cama después de haber aprendido a ir al baño.
  • Expresa necesidades urgentes y al mismo tiempo parece incapaz de sentirse satisfecho.
  • Incluye agresión y conflicto o temas como enfermedad o muerte en sus juegos.

Niños mayores y adolescentes… 

Pueden mostrar señales de angustia con síntomas como:

  • Cambios en el estado de ánimo que no son comunes en su niño, tales como continua irritabilidad, sentimientos de desesperanza o furia/ira, y conflictos frecuentes con sus amigos y familia.
  • Cambios en el comportamiento, tales como alejarse de relaciones personales. Si su joven que normalmente tiene una personalidad extrovertida muestra poco interés, por ejemplo, en enviar mensajes de texto o contactar a sus amigos por chats de video, puede ser motivo de preocupación.
  • Una pérdida de interés  en las actividades que disfrutaba antes. ¿Su joven amante de la música de repente deja de practicar su guitarra, por ejemplo? ¿Su aspirante a chef perdió interés en cocinar o en hornear?
  • Se le dificulta dormir o permanecer dormido, o está durmiendo a todas horas.
  • Cambios de peso o patrones alimentarios, tales como nunca no tener hambre o comer todo el tiempo.
  • Problema de memoria, de razonamiento o concentración.
  • Menos interés en sus tareas escolares y un decaída en su esfuerzo académico.
  • Cambios en la apariencia, tales como falta de higiene básica (sin razón, ya que la mayoría de los jóvenes no se están acicalando/arreglando de la misma forma durante su estadía prolongada en casa).
  • Un incremento en comportamientos riesgosos o imprudentes, tales como el consumo de drogas o alcohol.
  • Pensamientos sobre la muerte o el suicidio hablar de ellos (consulte el texto más adelante titulado: Unas palabras sobe el riesgo de suicidio en los adolescentes).​

​Cómo puede ayudar su pediatra

Permanecer en contacto con su pediatra es más importante que nunca durante esta pandemia.  Si algo le preocupa, contacte al consultorio del pediatra​ para que hagan una evaluación sobre la salud emocional y social de su niño. Esto puede ser de especial importancia para los niños que están enfrentando mayores índices de enfermedad o riesgo del COVID-19, tales como niños de minorías y lo que tienen necesidades especiales de salud​.

Los pediatras pueden hacer una evaluación para detectar depresión y hacer preguntas sobre la ansiedad y problemas para sobrellevar el estrés. El médico también puede preguntar sobre síntomas en otros miembros de la familia ya que estos pueden impactar la salud de su adolescente, y preguntar si conocen a alguien que se haya enfermado del COVID-19. Es importante brindar privacidad a su adolescente para que hable con el pediatra durante la visita para asegurarse de que tengan la oportunidad de hablar con toda la libertad posible​.​​

Puede estar seguro que los pediatras están tomando medidas adicionales de precaución para que las consultas en persona sean seguras, y muchos están también proporcionando visitas de telesalud.

Cómo lidiar con la pérdida de una ser querido debido al COVID-19

Los niños, adolescentes y familias que han sufrido la pérdida de un ser querido o un amigo debido al COVID-19 corren mayor riesgo se tener problemas de salud mental y muchos pueden necesitar atención especial y asesoramiento profesional para poder hacerle frente a la pérdida y lidiar con el dolor.

Cómo ayudar a su niño

Su pediatra puede guiarlo sobre las mejores formas para ayudar a su niño y cómo fomentar su resiliencia. Algunos niños y adolescentes, por ejemplo, pueden necesitar más tiempo y espacio para expresar sus sentimientos o conversaciones graduales y otras actividades además de conversaciones, tales como dibujar para poder expresarse y manejar el estrés. Otros pueden sentirse más a gusto con conversaciones o actividades directas. También pudieran necesitar hablar con un adulto de confianza sobre cómo mantener sus conexiones sociales de forma segura o de algunas veces haberse sentido aburridos, perdidos o incluso culpables por no haber cumplido alguna vez con la recomendación de mantener distancia física​.

​ Unas palabras sobre el riesgo de suicidio
Los índices de suicidio para ambos los adolescentes y los adultos aumentan en las épocas de mucho estrés. Además de las evaluaciones para detectar depresión, su pediatra puede evaluar para riesgo de suicidio.Recuerde, no todos los que piensan en el suicidio hablan al respecto, y no todos los que hablan sobre el suicidio actúan de acuerdo con sus palabras. Sin embargo, cualquier mención sobre el suicidio debe tomarse en serio. Si está preocupado por su adolescente, es vital hacer que su hogar sea lo más seguro posible deshaciéndose de armas de fuego y munición que tenga en su casa y guardando los medicamentos en una gaveta con llave.Busque ayuda de inmediato llamando la Línea de Prevención del Suicidio al 1-800-628-9454 donde lo atenderán en español. Reserve llamadas al 911 (número de urgencia)en caso de que se estén haciendo daño en el momento o que las acciones estén a punto de ocurrir. Para situaciones que no sean críticas, hable con su pediatra sobre cualquier preocupación que tenga sobre la salud mental de su adolescente.

Cuidar de sí mismo para marcar la pauta

Los padres establecen el tono del hogar. Expresar un destino funesto o miedo puede afectar a los adolescentes. Puede ser difícil mantenerse positivo, especialmente si usted está teniendo dificultades manejando su propio estrés. Pero trate de permanecer positivo y comunique mensajes consistentes de que un futuro mejor nos espera pronto. Ayuda sacar tiempo para cuidar de sí misma cuando es posible, y buscar ayuda si pudiera necesitarla para su propia salud mental. Explore técnicas de relajación, tales como presencia mental y yoga o el estiramiento. Saque tiempo para que toda la familia descanse, disfrute una siesta, una película o simplemente pasar tiempo juntos.

Para más información sobre cómo ayudar a su niño a enfrentar el estrés, consulte: La crianza de los hijos durante una pandemia: consejos para mantener la calma.​

Recuerde

Mantenga las líneas de comunicación abierta entre usted y su adolescente, no dude en hablar con su pediatra sobre maneras de ayudar a mantener la salud mental de su familia durante estos tiempos difíciles.

3 ejercicios de respiración que alejan la ansiedad y el estrés

A VECES LOS NERVIOS, LA ANGUSTIA O EL ESTRÉS CAUSAN UN “NUDO” EN EL PECHO QUE TE OPRIME Y NO TE DEJA RESPIRAR. EL DR. SAGRERA-FERRÁNDIZ PROPONE 3 EJERCICIOS QUE AYUDAN EN ESOS MOMENTOS.

1 / 3 Amplitud en tu pechoApoya las palmas de las manos en los extremos de una barra de más o menos un metro (puede servirte el palo de un recogedor o escoba corta).Súbelo por encima de la cabeza abriendo bien tu pecho y vuelve a bajar lentamente. Haz 10 repeticiones.Con el palo elevado por encima de tu cabeza ladea el tronco hacia un lado y el otro de forma suave, sin desplazar las caderas. Siente cómo se movilizan las costillas.
2 / 3 Libera las costillasTúmbate boca arriba con las piernas flexionadas y coloca las manos en la V invertida que forman tus costillas.Haz una inhalación profunda y siente como las costillas se abren al hacerlo.Ahora suelta el aire despacio, suavemente y fíjate cómo las costillas vuelven a “juntarse”.Haz esta respiración 10 veces.

Dr. Sagrera-Ferrándiz, Médico y Magister en Medicina Manual y Osteopata

3 / 3 Abre el costadoSiéntate en una silla a un palmo de una mesa y apoya en ella el lateral del
brazo y la escápula (la zona trasera del hombro).Con las manos en la nuca y los codo hacia adelante lleva la mirada al techo rotando un poco tu tronco y sintiendo como se abre toda la zona pectoral.Respira suavemente en esta posición 5 veces y luego cambia de lado y repite.

fuente: sabervivir.com