Archivos de la categoría Depresión

¿Tu pareja discute, pelea o abusa?

¿Quién de ustedes se la vive del chongo con su pareja? OJO, porque lo que ustedes pueden ver como una simple discusión, puede estar siendo un abuso infernal.

Cuando uno piensa en abuso, especialmente en una relación de pareja, de inmediato vienen a la mente actos de violencia física, pero eso es una visión muy reducida del problema.  Puede haber abuso verbal, psicológico, financiero y hasta emocional, entre muchos otros. Esto se hace patente cuando una discusión acaba en pleito o este, en maltrato. ¿Hasta dónde es normal una discusión y cuándo la forma de discutir se vuelve un problema?

¿Cómo distingo discusión, de pelea o de abuso?
Discusión:
Intercambio recíproco de opiniones o ideas entre dos o más personas que tiene puntos de vista o perspectivas divergentes sobre un tema común.
Cada uno tiene un punto de vista que quiere que el otro entienda.
El objetivo es resolver el problema.

Pelea:
Un desacuerdo agresivo (aunque no necesariamente violento) entre dos personas que no han llegado a un acuerdo.
La agresión es un instinto y la idea es canalizarlo de maneras no-violentas.
Cada uno tiene un punto de vista y quiere que el otro lo acepte y adopte como propio.
Su prioridad es ganar, aunque suelen aceptar cuando no tienen la razón.

Abuso:
Hacer uso excesivo, injusto o indebido de algo o de alguien.
Trato violento y de maltrato hacia  alguien.
Así como la agresión es un impulso, la violencia es aprendida.
Cada uno tiene su punto de vista; el tuyo está mal, el abusador dice que el suyo está bien y no sólo debes cumplir sus órdenes, sino que además debes cederles tu voluntad y el control de tu vida.
El único objetivo de ellos es ganar y que tú pierdas.

¿Es verdad que las parejas que se aman no deben discutir o pelear?
Las discusiones son inevitables; las peleas son ocasionales y aún las parejas más felices tendrán diferencias con las que tendrán que aprender a convivir a través de la inter e intra negociación.  Recordemos que las discusiones o peleas no suelen involucrar violencia de ningún tipo
Lo que no es normal o sano, es cualquier forma de abuso, porque de entrada eso ya nos habla de una relación jerárquica, asimétrica o complementaria (donde hay un dominante tiene que haber un sumiso).

¿Cómo saber cuándo una discusión se convierte en abuso?
Los elementos que usa la persona que abusa son más emocionales y subjetivos que argumentos racionales y objetivos.
Generalmente están de malas, son hipersensibles, siempre tienen algo de que quejarse o su estado de ánimo es impredeciblemente cambiante.

Depresión en Navidad

¿Deprimido en navidad?

Existen varias razones por las que la Navidad y Año nuevo son una época poco deseada para algunos, además de temida y evitada.

Según especialistas de la salud mental, la depresión en esta temporada del año ocurre por no saber cómo expresar afecto, lo que conlleva a querer demostrarlo haciendo gastos innecesarios que en muchas ocasiones acarrean más problemas, sobre todo ante problemas económicos, o bien porque las personas se crean altas expectativas en lo que se les va a regalar y al no cumplirse se sienten tristes y decepcionadas.

En algunos casos puede ser porque las personas tuvieron en su infancia malas experiencias antes y/o durante las fiestas, así que se encuentran predispuestos a pasarla mal.

Otra razón es que los recuerdos de navidades y años nuevos anteriores se apoderan de nuestra mente, recuerdos que fueron muy dolorosos para nosotros: una enfermedad, el rompimiento de relaciones amorosas o amistosas, la lejanía de un ser querido, cambios de localidad, pérdida de trabajo…

El hecho de revivir esos recuerdos hace que volvamos a experimentar las mismas emociones que sufrimos en su momento, provocando que en algunos casos sobrevengan las depresiones.

En especial durante Navidad y Año Nuevo que recordamos con más anhelo a los seres queridos que en su momento estuvieron con nosotros, su ausencia se nota más, y por consiguiente el vacío que se sentimos es mucho mayor.

Para otros quizás son fechas que nostálgicamente los remontan a otras pasadas en las que no tenían grandes problemas y en cambio ahora se sienten tan abrumados y decepcionados.

La gente que se deprime en la temporada navideña y que coincide con el fin de año, se pone a evaluar los logros y fracasos del año fijándose solamente en aquello que no pudieron lograr.