Los 4 retos más difíciles de un niño en la escuela

odio-la-escuela1Para la mayoría de las mamás, el éxito escolar de su hijo significa tener buenas calificaciones, que sepa leer, escribir y no repruebe. También se suele creer que va por buen camino cuando no hay llamadas de la escuela para avisar que el niño tiene un problema de conducta. Sin embargo, desde un punto de vista cognoscitivo tiene más retos para enfrentar y metas por buscar que sólo buenas notas.

Existen muchas habilidades que deben desarrollarse en los niños para que tengan buenas calificaciones y una etapa escolar feliz sin tanta dificultad, repetición y guía de los padres o maestros. La lista de estas habilidades es muy grande; pero hoy compartimos los retos más difíciles de un niño en la escuela y que están asociadas con la percepción, atención, motricidad y motivación.

Reto 1: No puedo copiar del pizarrón

“¿Y la tarea?” – “No terminé de copiarla”
“A ver todos, entreguen sus trabajos. ¿Porque está incompleto?” – “Es que borró el pizarrón antes de que pudiera ver qué página era”
“¿Me prestas tus apuntes? Nunca los puedo tener completos”
“Nunca entiendo a la maestra o me pongo a copiar lo que escribe o la escucho”
¿Cuál es el problema?

Habilidad de la asociación visual y motora: No importa si es la tarea, una operación matemática o una oración, la habilidad que se requiere para saber copiar del pizarrón o de otro cuaderno es compleja:

Atender, discriminar, almacenar, mantener ese estimulo en la mente, y trasportar la idea o el trazo a una hoja de papel. No se trata de escribirlo inmediatamente, también se necesita ubicarlo en el espacio en un orden y secuencia de derecha e izquierda, con una velocidad suficiente para darle significado.
Se requiere de la coordinación de los movimientos de nuestros ojos con los de nuestras manos, y de la asociación del estímulo al espacio y con un significado.
Debes comprender la complejidad del reto y tener paciencia; es importante descartar cualquier otro tipo de problema y revisar la visión. Integra este reto en la vida cotidiana para que no se vuelva tedioso.

¿Cómo ayudarlo a enfrentar este reto?

En la noche antes de leer un cuento, con una lamparita hagan seguimientos visuales de izquierda a derecha, de arriba abajo y de figuras en la pared.
Identifiquen elementos significativos de los que no lo son y luego asócienlo con alguna actividad. Por ejemplo, busquen colores de diferentes automóviles, números o letras en las placas de los coches, palabras o detalles en los espectaculares. Cada vez que encuentren uno de esos elementos se pueden registrar en un cuaderno como una especie de Bingo para asociar lo que se ve con lo que hay en la hoja.
Puedes checar aquí algunas sugerencias para estas actividades.

  • Copia del pizarrón
  • Atención visual para niños
  • Ojo observador, material didáctico
  • Dirige tu atención usando claves

Reto 2: Dictado y seguimiento de instrucciones

En este caso se comprometen la percepción y la atención auditiva. La habilidad para el dictado y el seguimiento de instrucciones implican áreas asociadas con la atención y memoria secuencial a las que hay que agregarle la habilidad para ejecutar, es decir, para coordinar lo que se escucha con la escritura.

No se trata sólo de repetirle lo que quieres que escuche, sino de enseñarle claves para escuchar mejor, así que antes de dictarles palabras, números o letras, como sucede en la escuela piensa en favorecer su atención para que aprenda a discriminar y ejecutar sonidos (golpes) y los traspase al papel respetando los espacios que cada golpe tiene entre sí.

  • Habilidades para el dictado y la copia
  • Atiende palabras auditivamente
  • Aprende a escuchar

Reto 3: El Cuerpo

Es indispensable el control postural del niño frente a la mesa y que su columna esté exactamente en medio de forma perpendicular, sin balancearse a la derecha o a la izquierda. El tener control postural y favorecerlo ayudará a que tenga un panorama visual mucho más amplio y su sentido de alerta sea mayor.

Enséñale esta postura de forma divertida al poner una cinta en medio de la mesa para que identifique que es su línea media y que lo partiría a la mitad, por lo que debe tratar de mantenerse de esa forma y no salirse.

  • Psicimotricidad y escritura
  • Ubicación espacial para apoyar la lectura y la escritura

Reto 4: Motivación:

La motivación se relaciona con que el niño sienta ganas de trabajar, pero no se da por arte de magia y hay que generarla. Cuando se promueve diferentes tipos de retos, se produce un sentimiento de valía en él que le permitirá seguir hacia adelante.

Muchas veces no se puede generar la motivación verbalmente; puedes echarle todas las porras posibles o prometerle millones de cosas, pero mientras no lo vea de la forma correcta, no vas a lograr estimularlo.