La importancia de la honestidad para una relación sana.

Durante mucho tiempo nos han hablado de estrategias para conquistar y de que hay cosas que debemos ocultarle a nuestra pareja para que no se aleje, pero con el tiempo y luego de presenciar varios fracasos nos damos cuenta de que la honestidad es el mejor camino para tener una relación sana, estable y fuerte.

Los problemas comienzan cuando te acercas fingiendo ser alguien que no eres. Por ejemplo, dices que amas el death metal para conquistar a ese metalero guapísimo, o aseguras que te encanta el arte contemporáneo para salir con un artista alternativo, cuando en realidad no soportas los guitarrazos y ni loca te pararías en una galería independiente.
Así, la relación parte de un engaño y el otro se siente atraído por quien cree que eres, no por ti. Lo peor es que pasa lo mismo en sentido opuesto: él te dice lo que cree que quieres escuchar o se convierte en la persona que cree que va a gustarte. Entonces, estamos hablando de dos personas que se enamoraron de un espejismo, y que al conocerse terminarán decepcionados.
Se tú misma, ¿verdad o cliché?
Lo ideal para iniciar cualquier relación con el pie derecho es ser tú misma. Sí, suena trillado y es más fácil decirlo que llevarlo a la práctica, sobre todo si te han dicho toda la vida que “a los hombres les gustan las chicas de cierto tipo”. Sin embargo, la honestidad es lo único que te puede salvar de caer en mentiras y decepciones innecesarias.
Si eres tímida no pretendas ser una chica sexy y desinhibida, si tienes un pasado oscuro no te hagas pasar por una chica cándida e inocente. ¿Tu mantra? “Esta soy yo, tómalo o déjalo”.
Conforme la relación avance habrá momentos en que sientas que debes mentir, mismos que se convertirán en oportunidades para decir la verdad, dejarle ver quién eres y fortalecerse como pareja. Si él te conoce bien y tú a él, y aún quieren estar juntos porque se aceptan y se aman tal cual, su relación tiene muchas posibilidades de ser estable a largo plazo.
A la par, dale la confianza de ser honesto contigo, escucha lo que tenga que decir sin hacer drama o armar escándalos, si al final decides que no es lo que quieres estás en tu derecho de terminar, al igual que él. Es mejor terminar una relación honesta que quedarse en una basada en mentiras.
¿Tienes miedo?
El último sentimiento que debería inspirarte una pareja es el miedo. Si temes una reacción violenta en caso de que sepa cosas como que saliste de fiesta con tus amigas o que aún tienes contacto con tu ex, tal vez esa relación no vale la pena.
Si le ocultas datos importantes sobre tu vida, tu familia, amigos o tu forma de ser por temor a que te deje, recuerda la sabia frase: “Prefiero que me odien por lo que soy a que me amen por lo que no soy”.