Todas las entradas de: Psic. Myriam Yali

Psicoterapia y Orientación a Parejas, Terapia Familiar, Apoyo a padres con Adolescentes

Amistades tóxicas: 7 señales para detectar a un mal amigo

¿Podría la amistad tornarse algo negativo? Varios autores han descrito la influencia de las amistades tóxicas en el equilibrio mental de las personas.

Amistades tóxicas: tomando conciencia del lastre de tener malos amigos

Todos hemos tenido, en alguna ocasión, un “amigo” que nos sacaba de quicio constantemente. Por alguna razón, algo en su personalidad le empujaba a tener actitudes y conductas totalmente inapropiadas y que nos hacían sentir mal.

A continuación detallamos siete síntomas de que una amistad está empezando a ser indeseable para ti.

1. No reciprocidad: ellos reciben y tú das

Si en algún momento notas que la balanza entre dar y recibir se inclina notablemente siendo tú quien aportas y tu amigo quien raramente tiende su mano, deberías replantearte la situación. Si después de poner sobre la mesa la falta de equilibrio en la relación con tu amigo éste no se muestra dispuesto a cambiar, puedes empezar a pensar en abandonar el barco.

Este tipo de amigos que siempre demandan de tu atención pero rara vez te la prestan a ti cuando la necesitas se conocen como vampiros emocionales. Hablamos más sobre ellos en este artículo:

“Vampiros emocionales: 7 personalidades que te roban tu bienestar emocional”

2. No te apoyan por cómo eres

Las bromas amistosas entre colegas no son infrecuentes, y la mayoría se las suele tomar bien. Pero cuando las críticas y el hacerte sentir mal forman parte del día a día en vuestras conversaciones, la relación habrá dejado de ser positiva para ti.

Las amistades tóxicas pueden llegar a hacerte sufrir. Menoscabar tu persona puede ser un mecanismo que usa tu amigo para elevar su estatus por encima del tuyo. Esto suele ser más doloroso cuando ocurre en público. Es importante recordarle al amigo que quieres ser tratado con respeto, y si es una persona con la que deseas mantener contacto, dale un tiempo para reflexionar y cambiar.

3. No le puedes confiar tus intimidades

Un par o tres de amistades verdaderas pueden ser el fundamento para una vida sana. El círculo de amistades de este tipo suele ser bien reducida, unos pocos elegidos que han demostrado a lo largo de los años que puedes confiar en ellos ciegamente. Solemos tener un buen número de relaciones superficiales en las cuales compartimos pensamientos, vivencias y opiniones más triviales, pero aquellos pocos a quienes confiamos nuestros secretos deben ser realmente fieles, además de saber confiarte a ti sus secretos también.

Teniendo en cuenta que los seres humanos somos imperfectos y podemos cometer errores, deberíamos empezar a desconfiar cuando un amigo no sea cuidadoso en más de una ocasión. En esta tesitura, debes ser honesto con él, mostrarle tu decepción y, si se tercia, terminar la relación o dejar pasar el tiempo.

4. Sacan la peor versión de ti

Cuando sufres una ruptura emocional o un mal momento, es posible que notes que tu mejor amigo no es capaz de estar a tu lado para acompañarte durante este trance. Quizá prefieren que sigas bebiendo, te aconsejen que quedes con otras personas, te animen a terminar relaciones sentimentales sin intentar mejorar la situación o te aconsejen que deberías hacerte una cirugía estética para mejorar tu autoestima. Si este es tu caso, intenta ir promoviendo nuevas y más sanas relaciones, a medida que vas dejando de pasar tanto tiempo con tu viejo amigo.

5. Suelen decepcionarte

Cuando un amigo te deja plantado frecuentemente para quedar con otros te resulta molesto, pero muchos lo aceptamos como algo que no tiene tanta importancia. Si cancela una salida a un gran concierto al que tú también ibas porque ha decidido priorizar una cita en el cine con un posible ligue, también solemos ser comprensivos. Si les prestas dinero para comprarse una videoconsola y no te devuelven el dinero, deberías parar de prestarles dinero y recapacitar sobre esta relación. Si estas situaciones ocurren de forma regular en la relación, acabarás cansado de su actitud. La experiencia nos indica que este tipo de amistades son difícilmente reconducibles.

6. No respetan a tu pareja, familia o hijos

No es tarea sencilla valorar cuán importante son nuestras relaciones a la hora de mantener vivas todas las demás. Confiamos en los amigos para ayudarnos o compartir momentos y vivencias. Apreciamos a las personas con las cuales compartimos opiniones, hasta el punto de que nos den la razón cuando les decimos que nuestra pareja es irracional o mezquina.

Algunas veces, el amigo puede sobrepasar ciertos límites, y eso puede hacernos sentir mal si critica o desprecia a alguien a quien queremos. Las amistades que ponen en tela de juicio tu relación sentimental puede llegar a meter cizaña para que rompas dicha relación, especialmente en momentos de especial vulnerabilidad. Si esto ocurre deberías aclarar que eso te hace sentir incómodo. Si se da el caso de que el amigo sostiene estas críticas a causa de sus propias inseguridades o celosía, es necesario priorizar tu relación sentimental y las relaciones sociales que apoyen tu decisión.

7. El amigo o amiga quiere tener una relación sentimental contigo pero tú no

Muchas personas tratan de mantener relaciones platónicas con antiguas parejas o amigos con los que querrían salir. Rara vez esto ocurre de forma pactada o consensuada, y muchas veces la historia acaba mal y con consecuencias negativas. Pero se trata de un problema que se puede prevenir si imponemos el sentido común.

Cuando somos sinceros con nosotros mismos, podemos advertir cuando un amigo quiere algo más que una simple amistad. Cuando la atracción sexual aflora, suele ser imposible ignorar este hecho y es necesario cortar la relación a no ser que sientas lo mismo. El mejor consejo es mantener a tus antiguos amantes en el pasado, a menos que realmente sientas que debes estar con esa persona.

Concluyendo…

En resumen, debemos valorar las amistades no por su cantidad sino por la calidad: unas amistades confiables y que estén a tu lado tanto en los buenos como en los malos momentos deben ser cuidadas como parte esencial de una vida sana y feliz.

Hiperpaternidad: cuando los padres temen a sus hijos

Resultado de imagen para niño y padre con miedo

Hiperpaternidad: Se trata de un modelo de crianza contraproducente, pues da el control a los niños sobre los padres. Y son estos últimos los que pasan el mando a los niños, consintiendo sus malas conductas y redimiéndolos con la justificación de que “son niños”.

Lamentablemente, la autoridad de los padres queda menoscabada, ya que estos sienten que retar o disciplinar les causará molestia a los “pequeños reyes”. Es como si tuviesen que pedirles permiso antes de corregirlos.

¿En qué consiste la hiperpaternidad?

La hiperpaternidad está muy relacionada con la sobreprotección; los papás quieren evitar a toda costa que los niños se aburran y que tomen decisiones responsables. Saben de memoria cómo deberían educar a los niños, pero se valen de excusas para no hacerlo, y no toleraran que otros adultos sean más firmes con sus hijos, sin importar las consecuencias de su comportamiento.

Tristemente, la figura materna o paterna termina desapareciendo. Los hijos comen lo que quieren, a la hora que quieren; son ellos los que eligen qué hacer y dónde hacerlo… cuando se cansan de llorar en los brazos de sus progenitores se pasan a su cama, desplazando incluso a mamá o papá, quienes tiene que dormir en otro lado. Terminan usando el llanto como manipulación y los papás ceden, todo para evitar decir la palabra “no”.

¿A qué se debe?

Estos papás se sienten mal por no estar al lado de los hijos todo el tiempo, pero se van al otro extremo al tratar de controlarlos a distancia. Al superprotegerlos, terminan asfixiando a sus retoños, sin darles la posibilidad de ser seres autónomos ni madurar adecuadamente.

El comportamiento de los niños pasa a ser el de verdaderos déspotas, ya que se acostumbran a que los padres harán todo por ellos. Por lo tanto, exigen de los demás sin pedir por favor, encontrando muy difícil tolerar cualquier frustración. Detrás de esa coraza se esconde el miedo, ya que temen a lo desconocido: a cruzar la calle solos, a pedir una indicación a otra persona si se pierden, etc. Y las consecuencias no son positivas, ya que se convierten en adolescentes retraídos, sin creer en sus propias capacidades.

La constante estimulación, la falta de tiempo y tener todo al alcance hacen que este modelo de educación monitoreada a distancia –evitándoles a los niños cualquier esfuerzo– bloquee el desarrollo de los hijos, sin que puedan ser conscientes de sí mismos y del mundo que les rodea, disminuyendo su sentido de responsabilidad.

Un doble mensaje

Cuando los padres actúan de este modo, transmiten un mensaje confuso a sus hijos: por un lado les piden que crezcan y se comporten de acuerdo a su edad, pero por otro se les ofrece una mamadera cuando ya son capaces de beber en taza; se les mete un chupete en la boca cuando necesitan expresar sus necesidades; se les lleva en cochecito cuando pueden correr por el parque. Al crecer, cuando están listos para desarrollar una habilidad y no la logran ejecutar, se resiente su maduración psíquica.

Como el niño es tratado como un bebé, en vez de progresar, se infantiliza. Y luego, se le está pidiendo que dé su opinión, dejándolo aún más confundido. Ya en la adolescencia, los padres los estimulan a tomar clases particulares de inglés, de música, de ciencias, pero descuidan los quehaceres domésticos en los que deben colaborar, responsabilidades tan básicas como hacer su cama o poner la mesa. Se trata de una contradicción gigante entre la teoría y la práctica que merma su independencia y su autoestima. En realidad, el amor propio de los padres también es afectado, una vez que los hijos toman malas decisiones y se confirma su mayor temor: ser malos padres.

¿Qué se puede hacer?

Se deben fijar normas desde el principio. Si los papás dudan respecto a la mejor manera de ejercer su rol, pueden seguir una pauta de crianza recomendada y ser responsables al cumplirla.

El pequeño debe comprender que el amor de los papás no significa permisividad. Con el pasar de los años, aprenderá que madurar implica superar desafíos, sufriendo a veces. No deben olvidar que educar es dirigir a los hijos, encaminarlos para que desarrollen habilidades, valores, modales, respetando siempre la autoridad de quienes se la merecen.

Se ha demostrado que la falta de autoridad y de apoyo causa frustración e inseguridad, incluso una sensación de abandono. Si los padres no proveen esta figura autoritaria, la terminarán buscando en otra parte.

Los niños no son capaces de educarse solos, requieren de adultos responsables que los críen coherentemente, con dedicación y tiempo, enseñándoles con su ejemplo. De esta manera aprenderán que todo ser humano tiene derechos y deberes, y que cada acto tiene una consecuencia; sólo con esfuerzo y capacidades desarrolladas llegarán a ser adultos competentes y autónomos. Más que hacer solamente lo que amamos, la persona debe aprender a amar lo que hace, y son los padres los que mejor pueden enseñar a sus hijos a desempeñarse en la vida real, libres de caprichos.

Violencia en el Noviazgo

¿Por qué ocurre la violencia en el noviazgo y cómo puedes prevenirla?

La violencia contra las mujeres en el noviazgo se manifiesta de igual forma que en las relaciones adultas, sin embrago tiene ciertas características propias del periodo de la adolescencia, en donde la falta de experiencia o la idealización del amor pueden contribuir a pasar por alto detalles o situaciones de alerta que poco a poco van dándole paso a la violencia

La violencia contra las mujeres en el noviazgo se manifiesta de igual forma que en las relaciones adultas, sin embrago tiene ciertas características propias del periodo de la adolescencia, en donde la falta de experiencia o la idealización del amor pueden contribuir a pasar por alto detalles o situaciones de alerta que poco a poco van dándole paso a la violencia de género hacia a las mujeres y que gradualmente van sentando las bases de una relación violenta.

Pero, ¿cuáles son las causas que contribuyen a que exista la violencia en el noviazgo?

Las chicas en esta etapa tienen poca o nula experiencia en las relaciones de pareja. Lo que saben de ellas está fuertemente influenciado por la televisión, el cine, la música o las revistas juveniles que en muchas ocasiones reproducen y refuerzan actitudes y comportamientos machistas y sexistas.

La inexperiencia en las relaciones afectivas, en los comportamientos adecuados en las mismas y, sobre todo, su falsa percepción de cómo deben ser, las sitúa en una situación de riesgo.

La cultura del amor romántico ejerce una enorme influencia en el periodo de la adolescencia y posibilita el establecimiento y mantenimiento de relaciones que se podrían considerar potencialmente destructivas. Una visión excesivamente romántica del amor puede contribuir a que las jóvenes toleren una relación asfixiante en la que el sentimiento amoroso se utiliza como justificación del control que la pareja pueda ejercer. Esta misma visión contribuye a que los jóvenes se relacionen desde un rol estereotipado que asocia el control con la masculinidad.

La adolescencia es un periodo de rebeldía y de afirmación frente al mundo adulto, lo que puede perjudicar la revelación de una situación de violencia. Las jóvenes temen a las diversas reacciones de las personas mayores: que subestimen lo que les ocurre, que las “controlen” o sobreprotejan, que denuncien a su pareja, o las alejen de ella. En resumen, que prioricen su seguridad limitando su libertad

No identifican conductas de abuso psicológico como violencia. Cuando piensan en maltrato lo hacen pensando en agresiones físicas graves, aquellas que llevan a una mujer al hospital o la matan.

Consideran los celos como una muestra normal de amor que va a estar presente en todas las relaciones.

No detectan conductas de control como indicadoras de violencia.

Algunos estereotipos sexistas siguen presentes entre las y los jóvenes, como el estereotipo de “mujer objeto”, muy presente en los chicos.

Chicas y chicos son capaces de identificar situaciones de discriminación hacia las mujeres en la sociedad y en su entorno, pero en su propia relación de pareja no identifican conductas de abuso y minimizan la importancia de situaciones de violencia.

Al describir a su “pareja ideal” los chicos lo hacen como objeto sexual y las chicas eligen al “chico malo”, caradura o rebelde, que es el modelo atractivo; los modelos de atracción no son igualitarios entre la juventud, al contrario, atrae aquel o aquella más cercana al estereotipo tradicional.

Los peligros del amor romántico

Como bien lo explica Coral Herrera, nuestra cultura idealiza el amor femenino como un amor incondicional, abnegado, entregado, sometido y subyugado. A las mujeres se nos enseña a esperar y a amar a un hombre con devoción total. “Por amor” nos sacrificamos, nos dejamos anular, perdemos nuestra libertad, perdemos nuestras redes sociales y afectivas. “Por amor” abandonamos nuestros sueños y metas, “por amor” competimos con otras mujeres y nos enemistamos para siempre, “por amor” lo dejamos todo…

Entre los muchos riesgos del amor romántico es que éste representa “una herramienta de control social, y también un anestesiante”, señala Herrera. “Nos lo venden como una utopía alcanzable, pero mientras vamos caminando hacia ella, buscando la relación perfecta que nos haga felices, nos encontramos con que el mejor modo de relacionarse es perder la libertad propia, y renunciar a todo con tal de asegurar la armonía conyugal”.

En resumen, es importante entender que el amor verdadero, y los noviazgos y relaciones saludables, están basados en la igualdad, el respeto y la independencia. El amor de verdad no tiene nada que ver con la sumisión, ni con el sacrificio, ni con “el aguante”.

Las relaciones basadas en los celos, reclamos y el control de la otra persona, son relaciones que van permitiendo y consintiendo la violencia.

Si tu relación presenta estos signos, estás a tiempo de reaccionar. La violencia contra las mujeres, incluyendo la violencia en el noviazgo puede prevenirse.

10 cosas que debes hacer antes de comenzar una nueva relación

Tras el fin de una relación es difícil imaginar en comenzar un nuevo romance, aún tienes ese vacío que dejaron en tu corazón y que pensaste nadie podría llenar; te envuelves en una coraza y no permites que nadie ni nadie te pueda tocar. Seguir leyendo 10 cosas que debes hacer antes de comenzar una nueva relación