Abrázame: Parejas que se autosostienen

Últimas investigaciones científicas han encontrado que hay un riesgo 3 veces mayor de sufrir ataques al corazón o tener un accidente cerebral vascular para aquellas personas que viven aisladas y privadas de la atención o cuidado de otras personas.

Por medio de mapeos cerebrales, escaneos y análisis hormonales se han detectado las diferencias en relación al vínculo de pareja.

Con estas bases y las aportaciones de psicólogos como Carl Rogers y Salvador Minuchi y Sue Johnson se han obtenido cuatro leyes acerca del amor que ahora se engloban en la llamada terapia enfocada en las emociones.

Las cuatro leyes son:

Primera ley del amor: Hay un código de sobrevivencia en todos los seres humanos que regula nuestro sentido de estar en peligro o estar a salvo.

La base de la manera en la que cada uno de nosotros amamos en el estado adulto se encuentra en el vínculo con la madre antes de nacer y después con nuestra madre o con nuestros cuidadores de la primera etapa de vida.

El amor romántico es únicamente la versión adulta del vínculo entre la madre y el hijo.

De ahí se desprende la sensación de estar a salvo y conectado, que relaja el miedo y estrés que vivimos cuando éramos pequeños y desamparados.

Este vínculo hace que el cerebro produzca oxitocina, la cual cancela el miedo.

Segunda ley del amor: El amar y el ser amados nos hace más fuertes. No nos debilita.

No necesitas tener al ser amado presente todo el tiempo, con el solo hecho de ver una fotografía o pensar en el ser que amas, eso te fortalece porque evoca un estado emocional de seguridad y calma.

Tercera ley del amor: La afinidad emocional y la capacidad de respuesta a las necesidades y vulnerabilidad que mutuamente se proveen los miembros de la pareja, son la llave para crear un vínculo seguro y paradisiaco.

Ambos miembros de la pareja pueden lograr el responder adecuadamente a la necesidad emocional del otro.

Las parejas que duran más tiempo y logran crecer juntos saben manejar:

  • Malentendidos
  • Desconexiones el uno del otro
  • Pueden pedir y otorgar perdón
  • Escucharse
  • Entender al otro en su herida profunda de abandono e inseguridad
  • Reconectarse para establecer nuevamente el vínculo amoroso entre ambos
  • Crear paraísos amorosos por medio de abrazarse fuertemente
  • Las parejas que tienen buenas reconexiones emocionales en su vínculo amoroso tienen mejor sexo porque no temen entregarse

Cuarta ley del amor: Toda pareja baila su propia danza y en ella tratan de reconectarse

Si son tímidos en mostrarlo dirían cosas como: “si no estás ocupad@ podríamos ir al cine”.
A veces nos sale en forma de reclamo y enojo: “tu jamás tienes tiempo para ir a cenar”.
En otro caso, a veces se cancela el intento por miedo al rechazo y se dice: “voy a cenar fuera, te veo luego”. En este caso el otro se retrae para evitar pleitos o agrede de regreso aunque internamente sí quiere ir, ambos están en una tonada interna de abandono y rechazo.

Los dos sufren

Todo problema serio en la pareja es acerca de: soledad y desconexión, es decir, ruptura del vínculo. Y ninguno de los dos sabe cómo volver a tender el puente de unión entre ambos.

Resumiendo: hay dos respuestas

a) Adecuada:

Ambos se alcanzan en el lugar desolado en el que se encuentra el otro y responder intuitivamente.

b) Inadecuada:

Presionar y demandar para tratar de reconectar (pedir con exigencia).
Voltearse y huir para anestesiar la herida y aumentar el límite entre ambos, lo cual incrementa la desconexión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *