7 heridas que nunca sanan y cómo afrontarlas

Te despiertas con un dolor familiar en tu corazón y no puedes recordar cuándo no estaba allí.

Has hecho todo lo posible para ayudarte. La terapia semanal; escribir un diario, hacer ejercicio y comer sano; y libros de autoayuda se amontonan en tu mesita de noche. Y, sin embargo, el dolor rara vez te deja. Incluso si lo olvidas por breves momentos, vuelve poco después, un recordatorio angustioso de que nada ha cambiado realmente.

Promesas vacías y optimismo imprudente
Las heridas que no sanan rara vez se discuten abiertamente y con frecuencia se niegan. En nuestro mundo centrado en soluciones, son empujados a las sombras o se encuentran con lugares comunes vacíos:
“Todo sucede por una razón.”
“Mirar el lado bueno.”
“Mañana es un día mejor”.

Tales sentimientos huecos solo sirven para profundizar tu desesperación al trivializarla y no reconocer la pérdida.

No todas las heridas sanan
La realidad es esta: algunas heridas siempre serán parte de ti. Y aunque no tienen que definirte, siguen siendo un recordatorio diario de los desafíos imprevistos que se te presentan.

Las siete heridas más comunes que no sanan.

Muerte de un ser querido. La pérdida de tu pareja, tus padres, un hijo o alguien muy amado es quizás el dolor más profundo que se puede experimentar. Cuando te quitan a las personas que amas, luchas por seguir adelante. Todos los días tienes el impulso de llamarlos, hablar con ellos o compartir algo con ellos, y luego te recuerdan que se han ido, dejando un espacio en tu corazón que quizás nunca se llene.

Enfermedad mental. Un paciente recordó recientemente el momento en que se dio cuenta de que su hermano tenía esquizofrenia y dijo: “Cuando el médico me dijo, no quería creer que estuviera realmente enfermo”. Aunque existen muchos tratamientos exitosos para las enfermedades mentales crónicas, los pacientes a menudo se niegan a cooperar: pueden abandonar la terapia, dejar de tomar medicamentos o depender de sus padres o seres queridos para rescatarlos.

Adicción. La adicción es una aflicción particularmente cruel porque la persona que amas todavía está ahí, pero ya no es ella misma. Para empeorar las cosas, los adictos pueden llegar a ser hábiles para mentir y explotar a quienes los aman. Desafortunadamente, la esperanza es de corta duración ya que tienden a recaer una y otra vez. Ver a alguien a quien amas caer en la adicción es un dolor que es verdaderamente desgarrador.

Enfermedad crónica. Cuando el médico te informa sobre una enfermedad, te niegas a creerlo. “No es posible”, piensas. No importa cuántas veces preguntes “¿Por qué?” no puedes encontrar una respuesta. De modo que intentas seguir adelante con tu vida mientras luchas con el temor de que tu condición pueda empeorar. Por primera vez, tu vida tiene fecha de vencimiento.

Traición. La traición de alguien cercano a ti es muy profunda. Tiene problemas para confiar en los demás y los alejas porque no quieres volver a salir lastimado. Puedes optar por aislarte o alejarte del mundo, convenciéndote de que estás mejor solo. La traición no solo te hace dudar de los demás; te hace dudar de ti mismo.

Lesión permanente. Tienes que volver a aprender a moverte por el mundo. Las tareas diarias que antes eran sencillas ahora requieren un gran esfuerzo. La gente te mira con pena o lástima, lo que te hace sentir patético y pequeño. Quieres que su lesión desaparezca, pero estás obligado a vivir con ella.

Trauma. El trauma deja una huella que perdura y puede cambiar el curso de tu vida. Puede socavar tu capacidad para sentirte seguro, confiar en los demás o moverte por el mundo sin miedo. Cuando se activa el trauma, el tiempo y el espacio se detienen y te encuentras atrapado en el sentimiento de terror que ocurrió en el momento en que ocurrió el trauma. Ese terror puede vivir dentro de ti silenciosamente o abrumarte en cualquier momento.

Cómo sobrellevar el dolor
Las heridas que no sanan no tienen por qué definirte. De hecho, cuando se manejan bien, sirven para profundizar tu humanidad y fomentar una mayor empatía y conexión con los demás. Las heridas pueden recordarte que la vida es frágil, pero también pueden recordarte que la vida es preciosa: muchos pacientes han informado que esas heridas los han inspirado a vivir el momento y apreciar más la vida.

Nadie está exento de heridas no curables. Eventualmente, aparecen en todas las vidas.

Tres formas de afrontar la situación

Convierte tu dolor en una misión. Hay muchas personas que canalizan su dolor hacia un profundo sentido de misión.

Comparte tu dolor. El aislamiento es el enemigo de la curación, así que comunícate con los demás, especialmente con aquellos que han sufrido experiencias similares. Un grupo de apoyo o terapia de grupo es una manera maravillosa y segura de practicar abrir tu corazón y dejar que otros se acerquen a ti. La oración y la meditación también te ayudarán a encontrar el significado del dolor.

Sigue creciendo. Lamentar tu dolor es importante y necesario. Pero no tiene por qué dominar tu vida. No le des poder sobre ti jugando a la víctima. Reconócelo y sigue adelante a pesar de lo que estés sintiendo. Sé un buen padre para ti mismo practicando el cuidado personal y expandiendo tus salidas creativas y sociales. Aunque es posible que el dolor nunca desaparezca, puedes reducir su volumen honrándolo, abrazándolo y avanzando con su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *