5 técnicas para una crianza efectiva

Los expertos de la Universidad de Harvard sugieren que una crianza efectiva se basa en los valores y no en las calificaciones y éxito escolar de los niños. ¿Tú qué piensas al respecto?

A la mayoría de los padres les preocupa que sus hijos sean exitosos, sin embargo, durante el camino para lograrlo es comñun dejar de lado a los valores. En un mundo totalmente competitivo, a veces se les da a los niños mensajes equivocados, por querer que sean siempre los mejores, sobre todo en la escuela.

Aunque estas aspiraciones no son equivocadas, es importante inculcar en los niños buenos principios como la amabilidad y la generosidad, por mencionar algunos. Por ello, y para encontrar un equilibrio, expertos de la Universidad de Harvard realizaron la sugerente guía para lograr una crianza efectiva.

  1. Necesitan un ejemplo a seguir: Ningún papá es perfecto, y no es necesario. Lo que es importante es ser congruente con lo que enseñas a tus hijos y lo que haces. Eres su principal ejemplo moral. De esta manera refuerzas con actitudes el aprendizaje de valores.
  1. Deja que se equivoque: Los niños aprenden rápido de todo lo que los rodea. Así será con la amabilidad como con cualquier otra cosa. Invítalos a hacer pequeñas acciones que guíen este aprendizaje como ayudar a sus amigos, cuidar de los animales, no tirar basura en la calle, etc. Poco a poco estas “acciones” formarán parte de él.
  1. Ayúdalo a tener perspectiva: Esto significa que los niños aprendan a reflexionar sobre las consecuencias de sus actos. Que hay diversos puntos de vista y nadie es dueño de una verdad absoluta. Hay que entrenarlos para abrir su mente, que sean tolerantes y respetuosos ante los demás.
  1. Relájate: No seas demasiado duro con tus expectativas académicas, o sociales. Los niños van creciendo y cambiando, y en vez de exigirle a él que resuelva todo, sé tú quien lo aconseje y apoye. El foco es que sea una buena persona. Es mejor eso a que tenga las mejores notas, pero sea despectivo con el resto. Esta es tu responsabilidad, así que sé consecuente.
  1. Enséñale a manejar sus emociones: Deja que experimente con sus emociones. Que conozca la frustración, la pena, la tristeza y la alegría. ¡Todas las sensaciones están permitidas, nada es malo!